31.3.09

Filosofía: Córdoba, 1976

RESOLUCIÓN 455

VISTO:

Que no existe compatibilidad alguna, ni complementariedad entre las doctrinas marxistas o filo-marxistas y nuestro ser y nuestra tradición Nacional;
Que dichas teorías constituyen el máximo adversario de la misma ley natural, al negar los derechos más fundamentales de la persona humana y apagar lo más auténtico del hombre que es su espiritualidad;
Que no sólo atentan contra la dignidad humana reduciendo la condición del hombre, sino que constituyen un elemento destructor de la sociedad, haciéndola desembocar fatalmente en la opresión y conduciendo a la abolición de la libertad al propugnar una lucha de clases que, erigida en sistema, lesiona e impide la paz social, imprescindible para que se den condiciones que favorezcan el estudio y el progreso;

Y CONSIDERANDO:

Que las actuaciones prácticas a que ha conducido la aplicación de los principios marxistas y filomarxistas en nuestro país, no han sido beneficiosas para el logro de los objetivos que se desprenden de nuestro destino histórico;
Que por exigencias pedagógicas se requiere que toda instrucción sea graduada; y teniendo en cuenta que la misión de los educadores no se limita a impartir conocimientos, sino que ha de tender a formar hábitos intelectuales y despertar el sentido crítico; y que en la transmisión de conocimientos se han de dar también razones que defiendan la verdad;
Que para la interpretación correcta de algunos textos se requiere el juicio prudencial de personas calificadas, que tengan acceso a fuentes directas por real necesidad de estudio o investigación;

El Delegado Militar en la Facultad de Filosofía y Humanidades
RESUELVE

Art. 1: DISPONER que sean retirados de la Biblioteca de esta Facultad las obras pertenecientes a los siguientes autores: Georg Friedrich HEGEL, Ludwig FEUERBACH, Karl MARX, Friedrich ENGELS, José STALIN, Vladimir Ilich LENIN [sic], MAO-TSE-TUNG, Ernesto CHE GUEVARA [sic], Gyorgy LUKACS, Ernst BLOCH, Herbert MARCUSE, Roger GARAUDY, Louis ALTHUSSER, Paulo FREIRE, y cualquier otra obra que pertenezca al mismo corte ideológico.

Art. 2: Estos volúmenes deberán ser guardados bajo custodia de la Directora de la Biblioteca, quien será responsable personalmente de la entrega de los mismos.

Art. 3: Tendrán acceso directo a estas fuentes, solamente: la Secretaría Académica, los Directores de Escuelas o Institutos y los Profesores Titulares y Adjuntos de esta Facultad.

Art. 4: Queda absolutamente prohibida la entrega de los libros mencionados en el art. 1 a los alumnos y personal docente o administrativo no comprendido en los términos del art. anterior.

Art. 5: Cuando sea necesario utilizar estas obras para realizar un trabajo de investigación, la Directora de la Biblioteca podrá facilitarlas, teniendo en cuenta lo dispuesto en los arts. 3 y 4 de esta reglamentación, previa presentación por parte de los interesados de la correspondiente autorización que será otorgada por Secretaría Académica para cada caso concreto y por un término no mayor de 30 días.

Art. 6: Lo dispuesto en el art. 1 deberá estar cumplimentado en cinco días a partir de la fecha.
Art. 7: Comuníquese, dése amplia difusión y archívese.

CÓRDOBA, 13 de Septiembre de 1976.

Ricardo M. ROMERO
Mayor
Delegado Militar
Facultad de Filosofía y Humanidades
Universidad Nacional de Córdoba

[Texto completo de la Ordenanza 455 del Delegado Militar. Fue derogada en 1983 por la Resolución Rectoral 556]

24.3.09

Dos fragmentos

(1) En su editorial del 12 de abril de 1976, La Voz del Interior propone sumar integrantes de partidos políticos a la flamante Comisión de Asesoramiento Legislativo (CAL) de Córdoba. La CAL redacta los proyectos de ley que el gobernador militar Carlos Bernardo Chasseing “sanciona” a sola firma. La Voz intenta dar un barniz “democrático” al terrorismo de Estado. La CAL, creada por decreto 487/76, actúa bajo la presidencia del teniente coronel auditor José Ignacio Bas; el capitán auditor Guillermo Freytes es secretario. Los vocales son Eduardo Marfort, Benigno Ildarraz, Arístides Ruibal, Carlos Jorge Rocca y Marta Spinolo de Etchegoin. Por decreto 1138 de junio de 1976, entrarían Jorge Eduardo Martinoli, Gustavo Ascensio Viramonte, Efraín Hugo Richard y Guillermo Tristán Luque de Loredo.

(2)8. Que la libertad de cátedra en el marco de este desarrollo autónomo, debe ser entendida como el derecho de profesar y enseñar los resultados de la investigación científica y del propio pensamiento. En cambio, y en salvaguardia de la misma libertad académica de profesores y alumnos, la Universidad debe impedir la penetración y excluir la acción de aquellas ideologías que la niegan y atentan contra el bien común de la Nación”. Del folleto Misión y fines de la Universidad, publicado por la Universidad Nacional de Córdoba en octubre de 1976, pág. 9. El folleto lleva la firma de los docentes seleccionados para escribirlo: Dr. Guillermo Becerra Ferrer, Ing. Nicolás A. Bello, Dr. Héctor Bertorello, Ab. Alberto Boixadós, Dr. Héctor E. Buteler Riu, Dr. José Ignacio Cafferata, Dr. Héctor Cámara, Dr. Alberto Caturelli, Dr. Alfredo Cocucci, Ing. Pedro Luis Checchi, Dr. Gaspar Pío del Corro, Dr. Humberto Dionisi, Ing. Dionisio Duidio Farías, Dr. Pedro J. Frías, Dr. Narciso Hernández, Dr. Mario A. Hunicken, Ing. Raúl A. Magallanes, Dr. Manuel F. Martínez Paz, Dr. Alfredo C. Rossetti, Ab. Gustavo A. Sarría, Dr. Alberto Urrets Zavalía; con la colaboración de los Dres. Carlos A. Morra y Mario C. Pirinoli. La sugerencia tuvo éxito. La Facultad de Filosofía y Humanidades tenía 407 docentes en 1975; quedaban 240 en 1976.

Treinta y tres años después: ¿qué pasa con los civiles que cumplieron funciones durante la dictadura militar? ¿Y con los que instigaron los crímenes de lesa humanidad?


Agregado (04 Junio 2009):

El profesor Gaspar Pío del Corro desmiente haber participado en la redacción de este folleto. Lo hizo a través de una carta de lectores publicada en La Voz del Interior, 03 Junio 2009, pág. A13. Transcribimos:

"La verdad sobre un texto apócrifo

Gaspar Pío del Corro - Profesor emérito UNC


Por distintas vías conocí de la existencia de un folleto denominado Misión y sentido de la Universidad, fechado en 1976 ó 1977 y atribuido a varios autores, entre los cuales se incluye mi nombre. Nunca lo tuve a la vista, pero puedo asegurar que, en cuanto me vincule, es absolutamente falso. Más aún, apócrifo.

Sé por quienes me informan –personas de mi plena confianza y credibilidad– que allí se expresan ideas contrarias a mi pensamiento sobre el tema. Mis ideas al respecto están expuestas en “Reflexiones y esquema de base para un crítica latinoamericana”, artículo del libro Hacia una crítica literaria latinoamericana, publicación oficial del Centro de Estudios Latinoamericanos al que pertenezco (editorial Fernando García Cambeiro, Avenida de Mayo 560, Buenos Aires) con pie de imprenta del 26 de noviembre de 1976, Talleres Gráficos de América, Tucumán 353, Buenos Aires.

Como se ve, mi artículo declara institución originante, editor responsable, reserva de derechos autorales, depósito según ley 11.723 e impresor de prestigio reconocido. Su distribución (tres mil ejemplares) en librerías, bibliotecas, institutos especializados y universidades de Argentina, América y otros países, se realizó desde fines de 1976 y durante 1977 en adelante. Allí están mis ideas, que nadie tiene derecho a tergiversar ni manipular, menos aún en el ámbito académico, donde las sostuve por décadas en mis clases, apuntes, escritos y disertaciones. Su texto es, además, reiteración del contenido en Megafón N° 1, revista interdisciplinaria, publicación también oficial de dicho Centro de Estudios (Buenos Aires, 1975, págs. 29 a 38).

A mediados de 1976 puse especial interés en que se reeditara, precisamente para que nadie dudase de la plenitud y firmeza de mis convicciones, en momentos gravísimos para la universidad y para el país, en que como maestro debía, a despecho de todo riesgo, dar testimonio y ejemplo de integridad intelectual y ético."


Por nuestra parte, consideramos que el texto en sí no es apócrifo ("fabuloso, supuesto, fingido", según el Diccionario de la Real Academia Española).

El folleto existe; un ejemplar original se halla en el archivo de Radio Tosco. Otro puede encontrarse en la Biblioteca de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la UNC (solicitar por el código F 378.4(82) C 8).

El título correcto es Misión y Fines de la Universidad (no "Misión y sentidos", como dice el profesor Del Corro). Está impreso por la Dirección General de Publicaciones de la Universidad Nacional de Córdoba, con fecha octubre de 1976. En su portada se halla el escudo de la Universidad. La contratapa lleva el logotipo de la Dirección de Publicaciones, seguido del lema "Cumpliendo con la Patria". El profesor Gaspar Pío del Corro figura, junto al resto de los autores, en la primera página. Por supuesto, él puede haber sido incluido sin su consentimiento o conocimiento; así interpretamos las afirmaciones del profesor del Corro en su carta de lectores.

17.3.09

La visita de Mr Wayne

1] Este miércoles 18, el embajador de Estados Unidos en Argentina viene a Córdoba. Earl Anthony Wayne presenciará la firma del convenio para traspasar el Registro Provincial de Huellas Genéticas al Poder Judicial, hoy en manos del Ejecutivo. 

2] El Registro, creado por ley 9217 (sancionada 23 Feb 2005), guarda para siempre las huellas genéticas  de los integrantes de las fuerzas de seguridad y también de los condenados, procesados (!) e imputados (!!) por delitos o faltas (art. 6 inc. d) cuando la autoridad interviniente lo dispusiere (art. 8). Deben discriminarse especialmente las huellas de condenados por delitos contra la integridad sexual (art. 9). Los criminales de guante blanco, los explotadores de personas y los estafadores financieros no temen a este Registro. 

3] La ley no establece claramente qué pasa con las muestras, o sea los pedacitos de tejido humano que permiten armar la huella. Contienen muchísima información personal: parentescos, enfermedades heredadas, problemas físicos, inmunidades. No pueden analizarse nuevamente sin requerimiento judicial (art. 2), pero tampoco se ordena su destrucción. ¿Dónde van a parar? ¿Le sirven a alguien? 

4] Y hablando de eso, ¿a qué viene Mr Wayne? Eso es lo que más preocupa en Radio Tosco.

10.3.09

Anticapitalismo, 1949

(1) Hace 60 años, la nueva Constitución establece que "la propiedad privada tiene una función social, y [...] estará sometida a las obligaciones que establezca la ley con fines de bien común" (art. 38). Según el art. 40 "toda actividad económica se organizará conforme a la iniciativa privada"; se prohíben el monopolio y la usura; el comercio exterior puede estatizarse. Son "propiedades inalienables e imprescriptibles de la Nación" los yacimientos y fuentes de energía, incluyendo el petróleo; no se prohíbe concesionarlos (y Perón lo hizo). Los "servicios públicos" sí son exclusivamente estatales. En 1956, la dictadura militar deroga esta Constitución con una "proclama" del general Pedro Aramburu.

(2) "[L]a reforma constitucional instaura un orden económico esencialmente anti-capitalista", dice Arturo Sampay, el más brillante convencional peronista, en la sesión del 8 de marzo de 1949. Este orden prohíbe la "usura", que Sampay define como "beneficios injustos", "exacciones abusivas [en los precios]" o "la vida económica desembargada de contenidos éticos"; ésa era la causa del capitalismo moderno. Ahora por medio de esta reforma podría "restablecerse el espíritu económico pre-capitalista [...] la ética económica cristiana". El problema, una vez más, no es la explotación, sino la explotación abusiva. El anticapitalismo de 1949 deja los medios de producción en manos privadas.



(3) La Convención de 1949 crea esta nueva forma de propiedad privada (arts. 38 al 40) como garantía esencial de los derechos sociales (art. 37). O lo que es lo mismo: entendió que estos derechos no son compatibles con cualquier organización económica. Propuso una economía sin "exacciones abusivas", con armonía de las clases, explotación suave y derechos basados en la moral precapitalista. Una alternativa para evitar el socialismo. ¿Y los derechos sociales que entraron (por la ventana) en 1957? ¿Y los de 1994? ¿Qué economía exigen?

3.3.09

60 años de derechos sociales

En marzo de 1949, se aprueban numerosas reformas a la Constitución. La nueva versión muestra toda la potencia y todas las limitaciones del justicialismo gobernante. La tensión entre dar derechos y asegurar el orden. La conciliación de clases orienta la reforma. La explotación moderada, sensata, inteligente, sustentable: ahí está el sueño.
Se incorporan derechos del trabajador, de la familia, de la ancianidad y de la educación y la cultura (art. 37). 
Los derechos del trabajador incluyen el derecho “de trabajar” (que obliga a “la sociedad” a “prove[er] ocupación a quien la necesite”), el derecho “a una retribución justa”, “a la capacitación”, “a condiciones dignas de trabajo”, “a la preservación de la salud”, “al bienestar” (que incluye como “expresión mínima” la “posibilidad de disponer de vivienda, indumentaria y alimentación adecuadas,  de satisfacer sin angustias sus necesidades y las de su familia”, para así poder “trabajar con satisfacción, descansar libres de preocupaciones y gozar mesuradamente de expansiones espirituales y materiales”; mesuradamente). También el trabajador tiene derecho, según el mismo artículo, “a la protección de su familia”, “al mejoramiento económico” y “a la defensa de los intereses profesionales”. El artículo no incluye el derecho de huelga entre los derechos del trabajador o de los sindicatos.

Los ancianos tienen derecho “al cuidado de la salud moral”; así que sólo se permiten las “expansiones espirituales” que sean “concordes con la moral y el culto”. 
Se promueve la educación rural, que “tenderá a inculcar en el niño el amor a la vida del campo” y a capacitarlo para las “faenas rurales”; las niñas, en cambio, deben “formar[se] para las tareas domésticas campesinas”. No se establece la gratuidad de la educación superior; sólo se reconoce el derecho de los “alumnos capaces y meritorios” de “alcanzar los más altos grados de instrucción”. 
Otros artículos (38, 39 y 40) definen un rol preponderante para el Estado en la economía y vuelven a definir la propiedad privada. Lo veremos el martes próximo. Luche y volvemos.

2.3.09

Extra: Abogado defensor detenido

El jueves 19 de febrero de 2009 el personal policial de la seccional 10ma detuvo a Gabriel Macaroff, abogado defensor de Maximiliano Ledesma, un joven detenido por Código de Faltas. Los uniformados alegaron que Macaroff había "entorpecido" el procedimiento. El abogado permaneció detenido hasta el día siguiente, con traslado a Encausados incluido. 

La detención, según explicó Macaroff a través de un correo electrónico difundido el lunes 23, se debió a que quiso denunciar los golpes y maltratos recibidos por su defendido. La Policía, además, retuvo ilegítimamente el celular del joven detenido, según cuenta Macaroff; por ello, él solicitó copias del libro de la seccional. Al intentar denunciar todo a la unidad judicial ubicada en la misma comisaría, Macaroff relata que un policía se interpuso para impedirlo y lo amenazó reiteradamente de muerte. Frente a eso, el joven detenido, que estaba siendo liberado, anunció que haría la denuncia al día siguiente, ante la Secretaría de Derechos Humanos. El personal policial actuante afirmó que eso era una "amenaza" (sic) y se dispuso a arrestar nuevamente a Maximiliano, con golpes y patadas. En ese momento, Macaroff se interpone para evitar el ataque y lo arrestan alegando que entorpecía el procedimiento. 

El hecho relatado es de una extrema gravedad. No por tratarse de un abogado: la libertad de toda persona vale igual. La preocupación aumenta porque el abogado resulta detenido cumpliendo un rol institucional, a saber, la defensa de un detenido. Esto ataca aún más el derecho a la defensa, ya violado por el inconstitucional art. 15 del Código de Faltas y por el inconstitucional procedimiento contravencional, que da poder de "sentenciar" al comisario actuante. 

Un total y completo esclarecimiento de lo ocurrido, con la sanción de quienes resulten responsables, constituye la única respuesta oficial aceptable.

Más información sobre el tema:
- El relato completo de Gabriel Macaroff, aquí.
- Información sobre Maximiliano Ledesma, que aún sigue detenido, aquí.
- Notas anteriores de Radio Tosco sobre Código de Faltas, aquí (Ene 2008) y aquí (Dic 2007).