1.9.09

La CIA ataca a riojana

1) La Nación lo consideradisparatado”, “desprejuiciado”, “desacertado”, “inoportuno” y de “inequívoco perfil confiscatorio”. Es el proyecto para crear un ente público que construya o adquiera viviendas para alquilar. La iniciativa, presentada por la senadora kirchnerista Teresita Quintela, fija el plazo mínimo de locación en 5 años (hoy son 2) renovables automáticamente y adopta una fórmula para calcular el alquiler mensual: el valor fiscal del inmueble dividido por 150. La propiedad se recupera así en 12 años y medio. Habrá, seguramente, cosas para mejorar en este proyecto.

2) Pero así como está ya enfurece a la C.I.A. (Cámara Inmobiliaria Argentina) y otras similares, que se escudan en la Constitución y el mercado, o más bien, en el mercado y la Constitución. La vivienda no es un bien en el mercado: es un derecho humano y constitucional (está en el art. 11 del Pacto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, y en el art. 14 bis de la Constitución). No hay negociación de mercado entre un propietario que busca al mejor postor y un inquilino que lleva el colchón enrollado a la espalda, mientras su familia cuida sus muebles en la vereda. Ni Adam Smith vería en eso un mercado de iguales.

La Nación nos asusta: esta ley achicará la oferta de casas, detendrá la construcción y creará desempleo. Pero las edisures no construyen ni ofertan hoy para los pobres. Al contrario: cada ladrillo cierra nuevas paredes de countries serranos o en altura, alambrados y patrullados. Y si el Estado construye, habrá trabajo también.

3) Después de 2001, parecimos comprender que la salud, la educación y las jubilaciones no son mercancías. A ver si entendemos que la vivienda es otro derecho más.

2 comentarios:

El Eternauta dijo...

yo cambiaría la fórmula para calcular el valor del alquiler mensual: un porcentaje del salario mínimo...es decir, si la vivienda es un derecho...que sea un derecho también del inquilino y no solo esté en función al recupero del capital por el inversor...porque sino estaríamos haciendo primar el derecho de posesión del capital por sobre el derecho de vivir dignamente en base a un salario. Todo esto en un entorno capitalista por supuesto. En una sociedad con principios socialistas esto seria muy diferente. Y no hablo de la eliminación de la propiedad privada...si la educación puede ser pública y gratuita porque no lo puede ser la vivienda??

saludos
gonzalo fuzs

San Gordelius dijo...

La vivienda subsidiada, o a "precio social", o como le quieran llamar -menos "Ciudad de mis Huesos-, se aplica en Dublin, Londres, Madrid, Amsterdam, y los paises escandinavos.

¿Son paraisos marxistas?

Poner a la persona en el centro de todo: del ejercicio de la medicina, de la planificacion de la economia, del desarrollo social, del aprendizaje antes que la educacion, exige un esfuerzo que va mas alla de la capacidad de construccion politica de nuestra sociedad. Incluyendome.

Bueno por ahora me siento asi deben ser las 86 horas semanales a 3,50 cada una.

Un abrazo.