19.5.09

Huelga, lucha, justicia

Hoy el gremio de judiciales consiguió un aumento salarial del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Córdoba. Un gran logro de la nueva conducción frente a una patronal que no admite paritarias. Esté acuerdo resulta de la lucha gremial, con movilizaciones y medidas de acción directa como huelga y trabajo a código. Tratando de limitar el ejercicio de estos derechos, el TSJ dictó el 5 de mayo pasado la Acordada 981 Serie “A”. Allí creó un formulario para que jueces y camaristas anotaran qué empleados cumplían tareas a código o hacían huelga, y lo informaran semanalmente. Esto permitiría, según la Acordada, el  posterior procesamiento, registro y evaluación por parte de este Alto Cuerpo, respecto a la prestación efectiva del servicio de los agentes de este Poder Judicial, con motivo de las medidas de "acción directa"”.


[Foto: La Voz del Interior]

La medida, base para sanciones, resulta injustificable: el servicio de justicia no es una actividad esencial en la que no pueda haber huelgas (ley 25.877, art. 24). El límite a los derechos de huelga y petición resulta irrazonable (art. 28, Constitución Nacional). Pero no parece extraño en un Tribunal que aún nos debe una autocrítica institucional por su actuación durante la dictadura militar.

1 comentario:

Carolina dijo...

Es una lucha histórica en el ámbito judicial. dos mil empleados de toda la provincia marchamos a la casa de gobierno el último jueves. Fueron casi tres meses de intensa lucha, de resistencia a las caprichosas persecusiones del TSJ. Los medios de comunicación jugaron un papel tristisimo en la difusiòn del conflicto. Pero lo más importante es que la unión y fuerza de los trabajadores judiciales ha llegado para quedarse.