3.3.09

60 años de derechos sociales

En marzo de 1949, se aprueban numerosas reformas a la Constitución. La nueva versión muestra toda la potencia y todas las limitaciones del justicialismo gobernante. La tensión entre dar derechos y asegurar el orden. La conciliación de clases orienta la reforma. La explotación moderada, sensata, inteligente, sustentable: ahí está el sueño.
Se incorporan derechos del trabajador, de la familia, de la ancianidad y de la educación y la cultura (art. 37). 
Los derechos del trabajador incluyen el derecho “de trabajar” (que obliga a “la sociedad” a “prove[er] ocupación a quien la necesite”), el derecho “a una retribución justa”, “a la capacitación”, “a condiciones dignas de trabajo”, “a la preservación de la salud”, “al bienestar” (que incluye como “expresión mínima” la “posibilidad de disponer de vivienda, indumentaria y alimentación adecuadas,  de satisfacer sin angustias sus necesidades y las de su familia”, para así poder “trabajar con satisfacción, descansar libres de preocupaciones y gozar mesuradamente de expansiones espirituales y materiales”; mesuradamente). También el trabajador tiene derecho, según el mismo artículo, “a la protección de su familia”, “al mejoramiento económico” y “a la defensa de los intereses profesionales”. El artículo no incluye el derecho de huelga entre los derechos del trabajador o de los sindicatos.

Los ancianos tienen derecho “al cuidado de la salud moral”; así que sólo se permiten las “expansiones espirituales” que sean “concordes con la moral y el culto”. 
Se promueve la educación rural, que “tenderá a inculcar en el niño el amor a la vida del campo” y a capacitarlo para las “faenas rurales”; las niñas, en cambio, deben “formar[se] para las tareas domésticas campesinas”. No se establece la gratuidad de la educación superior; sólo se reconoce el derecho de los “alumnos capaces y meritorios” de “alcanzar los más altos grados de instrucción”. 
Otros artículos (38, 39 y 40) definen un rol preponderante para el Estado en la economía y vuelven a definir la propiedad privada. Lo veremos el martes próximo. Luche y volvemos.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

No será esya parte: “tenderá a inculcar en el niño el amor a la vida del campo” la perdición del peronismo K?
juan cruz

San Gordelius dijo...

and the Pursuit of Happiness???

El Eternauta dijo...

Perdón por no opinar sobre el tema...
es que todavía estoy digiriendo la designación de García Díaz como secretario de Prevención y Lucha contra la Drogadicción de Córdoba..!
saludos

Lucas A. dijo...

Muy buen post!! RadioTosco, muy buen post, lo que nadie sabe es cuánto de esto lo pensaba el supuesto autor del texto y de la propia constitución, el alberdi peronista, Arturo Sampay.
Esperamos más.
Sigamos,
Lucas A.

Anónimo dijo...

bien ahi por difundir estas cosas, en la facultad de cordoba no se ven estas cosas ¿seran muy gorilas los cordobeses? evedentemente si
luisito