27.1.09

La Tablada, 23 de enero

El viernes pasado se cumplieron 20 años del ataque al cuartel de La Tablada. El Movimiento Todos por la Patria (MTP) lo llevó adelante. Hay muchas buenas razones para lamentar profundamente aquella acción, que no puede justificarse ni moral ni políticamente.

Aquí trataremos otra cuestión: las violaciones a los derechos humanos cometidas durante la recuperación del cuartel. La presidente Cristina Fernández ha ordenado, por decreto, dar acceso a los documentos de inteligencia militar sobre La Tablada al juez que investiga estas violaciones. Vale la pena recordar que el General Alfredo Arrillaga, Inspector General del Ejército, dirigió las operaciones. Hoy se halla detenido, imputado por crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura militar.

En 1997, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos estableció que el Estado argentino ejecutó extrajudicialmente a por lo menos 9 atacantes (Carlos Alberto Burgos, Roberto Sánchez, Iván Ruiz, José Alejandro Díaz, Carlos Samojedny, Francisco Provenzano, Berta Calvo, Pablo Martín Ramos, y Ricardo Veiga). También dio por cierto que se cometieron torturas reiteradas en perjuicio de los 20 integrantes del MTP detenidos.

 

¿Cuándo se conocieron estos hechos? Muy pronto. La Voz del Interior reproduce, el 24 de enero, un “supuesto comunicado de los insurgentes”: una mujer, durante el ataque, llama a la agencia DYN y denuncia: “Nos están masacrando”. Al día siguiente, el mismo diario describe que en el cuartel se ven “cadáveres semicarbonizados esparcidos en los cuatro puntos cardinales del regimiento”, el cuerpo de “una mujer joven horriblemente mutilada” y el de un hombre cuyo brazo está arrancado del hombro; la crónica agrega que hay “olor a carne quemada”. El 02 de febrero, los diarios argentinos reproducen un comunicado (publicado en Montevideo) del Frente de Resistencia Popular (FRP), que se atribuye el ataque. El FRP denuncia “fusilamientos sumarios” y el uso de fósforo blanco en la represión, un arma prohibida. En un segundo comunicado, dos semanas después (La Voz del Interior, 16 Feb 1989), el FRP revela el nombre de por lo menos 3 fusilados (están dentro de los cinco reconocidos en 1997 por la CIDH).

 

¿Qué reacciones hubo? Casi toda la clase política argentina opta por la negación. Desde el comienzo, la recuperación del cuartel se presenta como un ejercicio impecable, en el marco de la democracia y el Estado de derecho. Dirigentes de casi todos los partidos felicitan al Ejército y a las Policías Federal y bonaerense por su desempeño. La derecha, por supuesto, exige autorizar la participación de las Fuerzas Armadas en asuntos internos (por ejemplo, el dirigente de la Ucedé, Norberto Agrelo, en La Voz del Interior, 29 Ene 1989), y también reivindicar los crímenes de lesa humanidad de 1976-1983.

Los sectores progresistas intentan limitar la ola macartista y se oponen a la militarización de la sociedad. Sin embargo, no cuestionan la represión ocurrida dentro del cuartel ni se hacen eco de las denuncias del FRP.

Hay excepciones tempranas. Otra vez, Hebe de Bonafini da la nota discordante: “Nos tenemos que preguntar cómo se gestó esto porque no nos van a hacer tragar el sapo que le están haciendo tragar a toda la dirigencia política” (La Voz del Interior, 27 Ene 1989). El Movimiento al Socialismo (antecedente del MST  y de Izquierda Socialista) propone formar una comisión investigadora parlamentaria con todos los partidos, la CGT y organismos de DDHH para “establecer la verdad de lo ocurrido” en La Tablada, y el Partido Obrero (PO) organiza una charla debate en su local de Córdoba con el título “¿Qué pasó en La Tablada?” (La Voz del Interior, 29 Ene 1989). 

Pocos días después, Hebe de Bonafini denuncia las torturas a los detenidos y la desaparición de otros; le recomienda a Menem, entonces candidato presidencial, que “diga todo lo que sabe ante la Justicia, porque sabe mucho” (La Voz del Interior, 05 Feb 1989). El candidato a vicepresidente del PO, Gregorio Flores, describe la represión en La Tablada como “una matanza innecesaria” (La Voz del Interior, 07 Feb 1989).

El 16 Feb 1989, tres organismos de DDHH (Liga Argentina por los Derechos del Hombre, Madres de Plaza de Mayo, Familiares de Detenidos y Desaparecidos) presentan un hábeas corpus por Carlos Samojedny, detenido con vida el 24 de enero y cuyo cuerpo no aparece. La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, en cambio, se entrevista días después con el presidente Alfonsín y su secretario de Derechos Humanos, Eduardo Rabossi (La Voz del Interior, 28 Feb 1989). A la salida, el fiscal Ricardo Molinas, como vocero de la Asamblea, declara que están satisfechos con la marcha de las investigaciones sobre fusilamientos y desapariciones. Estas investigaciones recibieron el reproche de la CIDH en su informe de 1997.

 

Los funcionarios políticos y judiciales, en cambio, se mantienen en la negación. El Procurador General de la Nación (y ex camarista en el Juicio a las Juntas), Andrés D’Alessio, declara que “de comprobarse los presuntos excesos” en el trato a los detenidos, podrían disponerse “sanciones administrativas u otras que correspondan” (La Voz del Interior, 02 Feb 1989). Días más tarde, sostiene que el comunicado del FRP integra “una campaña de confusión” (La Voz del Interior, 17 Feb 1989) o que si en la represión se usaron más o menos medios que los necesarios “poco hace verdaderamente a la causa” (La Voz del Interior, 23 Feb 1989). Luego admite que se detuvo a personas dentro del cuartel el 23 de enero, y que aún no han sido identificadas (La Voz del Interior, 03 Mar 1989).

Ricardo Gil Lavedra, otro camarista del Juicio a las Juntas, es el Secretario de Interior. Frente al comunicado del FRP, descarta que puedan investigarse los fusilamientos y desapariciones, “ya que una denuncia de ese carácter tiene que tener algún indicio concreto que pueda avalarla” (La Voz del Interior, 16 Feb 1989).

Horacio Jaunarena, ministro de Defensa (lo será también con Duhalde en 2002), rechaza las denuncias sobre fusilamientos, y el enojo lo hace contradecirse: son “imputaciones que deberán ser probadas y que son falsas además”. Agrega que “se está tratando de ocultar la verdadera dimensión del ataque [...] se trata de cambiar el rol, transformar a los victimarios en víctimas” (La Voz del Interior, 04 Mar 1989).

 La Voz del Interior, en sus editoriales, adhiere a la versión oficial: la democracia rechazó limpiamente un ataque guerrillero. Parece descreer de las denuncias del FRP: sostiene que tras el ataque “la propaganda subversiva se dirigió a denunciar que algunos de los atacantes habían sido hechos prisioneros y luego matados” (editorial, 04 Mar 1989); y aunque en una editorial anterior antes ha abierto la posibilidad de que la Justicia dé “su fallo definitivo” en el tema, también critica “el delirio y la mentira” del terrorismo (05 Feb 1989).

Se vivió la ilusión de que el Ejército recién beneficiado por el Punto Final y la Obediencia Debida pudiera respetar todos los derechos humanos. Esta negación colectiva se afirmó en el macartismo resurgido en esos días. En ese marco, cierto juez federal de Córdoba decidió investigar a los comunistas. Radio Tosco lo recordará el martes próximo.  

15 comentarios:

San Gordelius dijo...

Qué increíble no?

En este país cualquiera puede hacer lo que se le dé la gana y nadie te castiga.

Yo siempre hago el paralelismo entre Estado y Familia, para comprender la dinámica social, y el Estado argentino da un doble mensaje: anuncia los límites pero nunca los impone. Peor, los rompe.

Ahora cada vez que escucho el discurso de cada una de las partes me da una bronca terrorífica.

Todos miran para otro lado y hasta le echan la culpa de lo sucedido a los muertos. Lo hace el Ejército, que culpa de la desaparición de Burgos a un sargento muerto en el ataque, y lo hace el MTP acusando de la muerte del colimba que estaba de guardia al 2º jefe del regimiento, muerto ese día.

Para mí, La Tablada simboliza toda la cobardía de los '70.

Hay que hacerse cargo de lo que uno hace.

Juan Cruz dijo...

Horacio, impecable.
H. Jaunarena tb. fue Ministro de Defensa de De la Rua, tras la renuncia a ese cargo de Lopez Murphy -que pasó a Economía por sólo 15 días- Duhalde mantuvo a este hombrecilla de muy buena llegada a las FFAA -nada que ver con Nilda Garré...-.
Otra cosa: el MTP, en su versión oficial de las cosas, sostuvo siempre que hizo lo que hizo "para defender la democracia", ya que, según ellos, se estaba gestando un golpe contra Alfonsín. Es un buen tema para ampliar. Aún conservo una entrevista a un preso de aquel ataque hecho en Planeta Urbano a fines de lso 90', en donde el sujeto, ningún gil, sostenía la tesis. Hay que recordar que por el hecho en cuestión, entre otros, quedó detenido el cura Puigjané, el cual es bastante respetado en el ámbito de la izquierda militante.
Lo último: como dice el anterior comentario, reeee cobardes los guasos, unos cagones bárbaros.

San Gordelius dijo...

Juan Cruz,

La verdad no sé por dónde empezar.

Te referís en un tono sarcástico a mi comentario y bueno, te tengo que contestar.

Para mí un tipo que se manda estúpidamente -como asegura Puigjané acá- a inmolarse, más que valiente es un demente.

En la línea que sugerís, habría que reconocer la "valentía" de los comandos que ingresaron al Regimiento a combatir cuerpo a cuerpo -y que tenían el fósforo blanco de su lado-, y la de los dos subtenientes que "valerosamente" se arriesgaron a morir bajo los morteros propios al atravesar con un blindado el fuego cruzado -de noche-.

Yo no lo voy a hacer.

Los '70 son pura cobardía, especialmente después de que "terminaron" (lo pongo en comillas porque aquí los muertos siguen vivos).

Ya estoy cansado y harto de la inmadurez de la que se engalanan algunos al sacralizarlos, como si hubieran sido "los años felices" que pregonan los mails con fotos de Carlitos Balá y el Chupetómetro.

Que la valentía de toda una generación estuvo en largarse a pensar un país mejor, un mundo más justo y trabajar para ello, nadie con dos dedos de frente lo puede siquiera poner en duda.

Pero que ensalzemos a los "valientes" que de tan valientes que eran no se animan todavía a explicarnos por qué hicieron lo que hicieron, es indignante.

Y me refiero a los sectores duros de las organizaciones armadas y sus análisis y conclusiones trasnochadas. A Montoneros y su militarismo, a los trotkistas y su dogmatismo.

Además de La Tablada, todavía deben la explicación de por qué sabotearon a Perón que, te guste o no te guste, fue elegido democráticamente, en elecciones generales abiertas y sin proscripciones.

No se puede creer a esta altura en que el país es cada vez más injusto y sin embargo sigamos "progresando" reinvindicando métodos que no convencieron a nadie.

Y te lo repito otra vez: pelotas tiene no sólo el que toma el camino más difícil (como enfrentar al aparato represivo estatal e intentar algo que pocos entienden), sino el que también, después de eso, se hace cargo si las cosas le salen mal.

San Gordelius dijo...

Y aclaro que no estoy en contra de, pongamos un ejemplo que ilustre mejor, la campaña militar de Fidel Castro y Ernesto Guevara.

Estoy en contra de que sacralicemos a enfermos vernáculos como Gorriarán Merlo, Mario Eduardo Firmenich y Fernando Vaca Narvaja a los que nunca les importó demasiado la democracia.

El Eternauta dijo...

Voy a acotar algunos puntos
San Gordelius, creo que te equivocás de entrada nomás, cuando decís:…” En este país cualquiera puede hacer lo que se le dé la gana y nadie te castiga…”, te recuerdo el artículo 18 de la CN “Las cárceles de la Nación serán sanas y limpias, para seguridad y no para castigo de los reos detenidos en ellas…”
Hay algunos puntos que me gustaría debatir. Me parece que al decir que los 70´s son pura cobardía y achacar esa cobardía a las cúpulas de las organizaciones político militares no arroja luz sobre el asunto.
Pienso que reducir el debate a la cobardía o no de los que actuaron en una década determinada es inútil. Mas teniendo en cuenta que metes en una misma bolsa a toda la dirigencia de las agrupaciones político-militares y te centras exclusivamente en "los 70".
Para entender el surgimiento de la lucha armada en argentina tenés que remontarte al 59 y la aparición de Uturuncos en Tucumán…es un proceso que arranca durante toda las decada del 60 y se hace evidente mas que todo en el gobierno de Onganía.
Tampoco entiendo como podes estar a favor de la campaña militar llevada a cabo por Fidel y el Che sin entenderlas como una estrategia a nivel continental que en nuestro país tuvo varios protagonistas, incluidas a las FARN del Vasco Bengochea (experiencia terminada abruptamente con la explosión de la calle Posadas) y el EGP de Masetti (ambos movimientos con fuertes vinculaciones con Cuba)…todo esto en 1963 y 64.
Creo que meter a todos en la misma bolsa no es conveniente, por ejemplo me parece muy pertinente la actuación de Mario Roberto Santucho y la cúpula de ERP, incluido Benito Urteaga…cúpula que por otro lado promovía la proletarización de sus dirigentes así evitaba desvíos pequeños burgueses en la toma de decisiones. Habiéndose podido ir, “Robi” nunca se fue y aguanto hasta el final. Por otra parte el ERP se funda después de años de lucha política a través del PRT (unión del Frente Revolucionario Indoamericano Popular y Palabra Obrera), donde se debatió la pertinencia de encarar la lucha armada en argentina siguiendo el ejemplo del pueblo Cubano y Vietnamita. Los 70´s no fueron época de cobardía, ni tampoco hay que ver a las organizaciones político militares como una junta de locos dirigidos mesianicamente, realmente la lucha armada era una faceta mas de toda la lucha política que se hacia en las bases. En el PRT los cuadros debían proletarizarse e irse a vivir a barrios marginales y conseguir un trabajo obrero para poder tener una visión de clase. Realmente no se concebía la vanguardia armada sin un partido político que dirigiera sus acciones (en este caso mediante su Buró Político).
En cuanto a Montoneros (siendo que no comparto su pensamiento y cuestiono varias de sus acciones) entiendo perfectamente porqué “sabotearon” a Perón…sencillamente porque Perón los usó, los usó para forzar el GAN y lograr la elección del “Tio”…cuando se entrevista con la cupula de montoneros en puerta de Hierro al lado suyo estaba Lopez Rega. No creo que a montoneros le haya hecho gracia el recibimiento que les brindo la derecha peronista en ezeiza…ni el accionar de la Triple A (todo esto bajo presidencias constitucionales)…obviamente que se equivocaron al materializar su escarmiento con el asesinato de Rucci…pero puedo comprender por que lo hicieron…obviamente es mucho mas loable el debate televisivo que tuvo Agustin Tosco con Rucci que haberle metido 23 agujeros…pero bueno, Montoneros no era una sociedad de beneficencia.
Los 70’s no fueron felices…ni mucho menos, pero de ahí a decir que los valientes fueron los que se quedaron pensando que hacer y no los que tomaron la lucha armada como un medio para lograr un fin politico en un contexto historico y social determinado hay un abismo. Claro que cuando se trata de ejemplos foráneos como los de Fidel los avalás…claro que no me imagino a los 18 del Granma debatiendo con Batista el cambio de gobierno.
Por ahora es todo, va con onda che.

Juan Cruz dijo...

El Eternauta lo ha dicho.
En relación a Agustín, esa diferencia marcada entre la guerrilla rural de Cuba y la urbana argentina me hace acordar a una reflexión de Mariano, que dijo en su programa, tan visto en este país, que la primera, por ser rural, del campo, de la naturaleza, era una guerrilla romántica y por eso se la respetaba y que la otra, la nuestra, de la ciudad, del metal, el ruido y el cemento, carecía de romanticismo y por lo tanto no era tan loable. Le falto decir que eran cobardes a Mariano. Todo, con respeto -el que no se tiene cuando el antiperonismo gana demasiado lugar en las interpetaciones de lso hechos históricos-
saludos

JC

San Gordelius dijo...

Eternauta y JC:

No esperaba un "Tratado sobre los Movimientos Insurgentes Argentinos".

Pero bueno, así estamos, un fracaso como Nación porque somos unos imbéciles que justificamos lo injustificable. Terminenla con Massetti, Uturuncos, Paco Urondo, Walsh, Videla, Massera, la toma de La Calera, la 'recuperación popular' del Regimiento 29, el peronismo, los luchadores populares y la pinchila del mono. Basta de manipular la historia y de encontrar héroes donde hubo victimarios que también fueron víctimas. A ver Eternauta, recordame pero Massetti, el EGP, Regis Debray... ¿Eso no ocurrió durante el gobierno de Illia? Ah cierto, como no "el tortugón" era radical y no andaba con una boina roja estaba del lado del "capitalismo etnocida". Cierto.

Maduremos muchachos. Se acabó, basta, dejemos la luz prendida, las ventanas abiertas, dejemos todo como está. Dejemos de hacer lo que estábamos haciendo, tirémonos al piso, basta: fracasamos. Decretemos el fin de la Historia (no el de Fukuyama, sino el de nuestra idiotez social). Basta, admitamos de una vez que se puede decir que no y que hay más opciones que "fascismo genocida" y "revolución proletaria".

Si Santucho se quedó hasta el final más que por valiente quizá lo hizo porque ya tenía muchos afectos perdidos a balazos. ¿Ese es el camino a seguir? ¿El ideal a recordar? ¿No nos estaremos comiendo otra vez una historia que nos guste oír? Tenemos de testigo de nuestra ridiculez el hecho de que somos el país que le da de comer a China ahora como lo hizo con España en los '40 y sin embargo una nena llora de hambre por la televisión. ¿Qué tan inmoral es eso? ¿Acaso no tenemos vergüenza? Basta, acabenla. Estamos equivocados.

Pero claro, antes que admitir que en una de esas las versiones del socialismo que la gente ve (porque son las que se ensalzan) tienen algo de aberrantes e inhumanas, es más facil decir que Argentina es un país "derechoso y conservador" y que "tienen miedo a algo distinto". Es la soberbia intolerante y el relativismo ético de la izquierda retrógrada que lo único que ha conseguido es formar 70 partidos resentidos unos con otros (¿así se construye una opción? ¿a partir del odio?) que todos juntos no consiguen el 3% de los votos. Ah, pero eso sí, con el orgullo de los ideales bien alto.

Una y mil veces digamos: "... me cago en todas las vanguardias revolucionarias".

Creo yo, que por ahí a lo mejor empezamos a hacer de este un lugar más justo, donde pueda haber felicidad, que por cierto, en ningún lado de nuestra prolífica jurisprudencia se la puede encontrar, pero el enemigo del Norte la puso como derecho en el preámbulo de su Constitución (claro que acá copiamos las partes que nos convienen).

En el siglo XX las ideas dieron paso a las ideologías. Y las aborrezco: Si hubiera querido un dogma me metía a un seminario.

Agustín,
Harto.

PD: Juan Cruz... ¿en qué momento comparé la guerrilla rural y la urbana? Digo, además de que ninguna de las dos lo quiso matar a Videla o a Martínez de Hoz, ¿es útil gastar energía en analizar sus diferencias en profundidad? Recuerdo que los cubanos se propusieron dar vuelta a Batista, no a los tenientes y capitanes del Ejército. Ah! Por cierto, bastante gratis la comparación con Grondona...

PD2: Te hubiera escrito con onda Eter, pero JC no conoce más opciones que blanco y negro. Qué pena.

PD3: Si quieren saber qué pienso de La Tablada, acá tienen un post mío viejo.

El Eternauta dijo...

Creo que te olvidás quien ganó la contienda, no?...los "luchadores populares" como decís vos?, o el capitalismo explotador?...es decir, el fracaso existe...pero a quien se lo debemos?
Por otra parte justificar la lucha armada en determinado contexto histórico-social no significa avalarlo como "camino a seguir" como decis vos.
Por otra parte es verdad que el EGP actuó durante el gobierno de Illia...un gobierno viciado de ilegitimidad desde su inicio, con una partido proscripto y la clase obrera (que en ese momento volcaba su representitividad en el peronismo) sin chances ni siquiera electorales. Es muy ilustrativa la Carta al Dr. Arturo Illia escrita por el propio Masetti:

"Al doctor Arturo Illía:

La trayectoria de su vida, indica que ha sido usted un hombre rebelde, aferrado a principios en los que creyó y de los que no se apartó jamás. Por lo tanto, nadie hasta este momento podía señalarlo como hombre susceptible de trocar honor por poder, ni dignidad por vanagloria. Nadie, hasta este momento, podía decir que era usted un hombre débil ante el chantaje o temeroso de la coacción. Nadie, hasta este momento, podía reprocharle lealmente su conducta cívica, ya que, equivocado o no, supo usted defender su criterio con altura.

Pero a partir de este momento, el pueblo argentino puede decirle sin equívoco: es usted el producto del más escandaloso fraude electoral, en toda la historia del país.

Dirá usted como ya lo declaró a una radio chilena, que el fraude es un precio que los argentinos debimos pagar.

¿Pagar a quién? ¿Y pagar por qué, doctor Illia?

¿Pagar a los golpistas su asalto al poder por el chantaje de la fuerza y que por la fuerza trituraron el país?

¿Pagar porque los militares chantajistas son los únicos dueños de las armas y nos amenazan permanentemente con ellas?

Leímos en una biografía suya, publicada en estos días, que usted no se doblegó ante Uriburu.

¿Es que considera que Uriburu fue peor que los gorilas, sea cual fuere el color de su pelambre?

No. Son los mismos eternos chantajistas, pistoleros con cañones, guardaespaldas artillados del imperialismo y la oligarquía.

Usted no cedió ante ellos en el año 30 y fue un ciudadano digno. Ud. cede ahora, pagó el precio que le exigieron, y no es otra cosa que un político fraudulento.

¿Dónde está su rebeldía? ¿Dónde está su valor? Si en el momento más importante de su vida cívica Ud. cede y públicamente admite haber tenido que pagar el precio de vencer sobre rivales proscriptos: el de hablar sobre rivales enmudecidos el de gritar sus consignas sobre quienes estaban condenados a la cárcel si sólo mencionaban un nombre; el de hacer libre uso de la maquinaria electoral de su partido, sobre organizaciones hechas pedazos por decretos represivos.

Ud. admite haber tenido que pagar ese precio, pero no llamó a la farsa en que resultó más votado, abominable fraude, como lo habría hecho en el año 30, cuando los enmudecidos y perseguidos eran los de su partido.

Ud. doctor Illia, es un argentino que ha admitido haber cedido, haberse rebajado. Lo repetimos: Ud. pagó con su honor el precio del chantaje.

Pero, colocándonos hipotéticamente en su ángulo y mirando desde allí al porvenir nacional, pagado al precio exigido por el chantajista, ¿podrá Ud. gobernar libremente? ¿Es que acaso el chantajista depuso sus armas y quedó satisfecho?

La historia de nuestro país es frondosa en ejemplos. Los chantajistas siempre exigen más y más, hasta dejar exhausta a la víctima. Entonces le liquidan y recomienzan con otro candidato débil que caiga en sus redes.

No, doctor Illia. Los argentinos no debemos pagar el precio que usted predica como fatal. Los argentinos no debemos doblegarnos, sino rebelarnos.

Su fatalismo, no nos contagiará a todos, porque los que no aceptamos el fraude, los que no admitimos el chantaje, los que queremos ver a nuestra patria libre para siempre de la coyunda imperialista y de los cancerberos entorchados que se la uncen, nos negamos a pagar otro precio que no sea el de nuestra vida, entregada en pelea, con las armas en las manos, contra los que, cerrándonos todas las vías pacíficas, nos quieren condenar a vivir en la opresión, bajo su censura y su látigo, bajo sus cañones y sus tanques, sus aviones y sus bombas.

Contra la fuerza de las armas servidoras de la oligarquía y el imperialismo, opondremos la fuerza de las armas esgrimidas por el pueblo y alimentadas por su causa.

Subimos a las montañas, armados y organizados, y no bajaremos de allí, sino para dar batalla.

Somos los únicos hombres libres en esta oprimida República y ya jamás dejaremos de serlo.

Este ejército nuestro es el de los rebeldes, el de los que no se doblegan, el de los que repudian las negociaciones fraudulentas de políticos fraudulentos en colegios electorales fraudulentos. El de los que no pagan atemorizados a los chantajistas, sino que los combaten con tenacidad y firmeza. Y sólo dejaremos nuestras armas para regresar a nuestras herramientas, cuando haya en el país un gobierno que no sea producto del fraude y la coacción y un ejército compuesto por los militares dignos, los que se sientan parte del pueblo y se consideren servidores del mismo.

Usted doctor Illia, aún puede rectificar y hacer un gran bien a nuestra Nación. Renuncie a ser presidente fraudulento, denuncie el fraude por su nombre y exija elecciones verdaderas, generales y libres, en las cuales los argentinos no se vean coaccionados a votar, sino que puedan ejercer su derecho a elegir.

Vuelva a ser rebelde. Exija y no conceda. Piense que recibirá Ud. el poder luego de una monstruosa farsa comicial, organizada por quienes situaron a nuestro país en el nivel más bajo de su dignidad y en el más alto de su vergüenza.

Piense que ha transigido, pagado chantaje y por lo tanto fortalecido, a quienes consumaron la entrega más abyecta de nuestra soberanía. Piense que acaba usted de ceder y por lo tanto de fortalecer a quienes convirtieron a nuestros diplomáticos en permanentes ?yesmen? del imperialismo en todas las conferencias internacionales y colocado a nuestras Fuerzas Armadas en el rol del Departamento de Defensa norteamericano. Piense que acaba usted no de hallar una salida para nuestros problemas nacionales, sino de convalidar el fraude de los responsables de la postración de nuestra economía, con su secuela de hambre y desocupación, desesperación y miseria, cárcel, tortura y persecución de los dirigentes obreros, estudiantes, periodistas, profesionales y militares dignos. Piense que acaba Ud. de doblegarse y de apoyar a los usufructuarios del privilegio, la casta engordada, vestida y equipada por el sudor de la masa a la que oprimen y desprecian.

Piense en la cantidad de muertos, torturados, civiles y militares, que por no pagar el precio que usted pagó, cayeron por el pueblo, por defender sus intereses y sus derechos.

Piense en que ellos, como usted hablaron de libertad política y gremial, de defensa de nuestro petróleo, de revisión de los contratos eléctricos. Todos ellos fueron víctimas, por decir lo que usted proclama, de los mismos ante quienes usted se resignó a pagar el precio del fraude.

Golpes de Estado, cacerías salvajes de hombres, pactos secretos con el extranjero, conciliábulos militares en Panamá, regidos y dictados por Estados Unidos, rupturas diplomáticas serviles, restricción de nuestro comercio, hasta, donde y cuando lo disponga el Departamento de Estado y miles de desocupados, ocupados que no cobran, hambre, cárcel y torturas para el pueblo. Todo eterno producto de los que ahora sumaron a la lista de dolores que infligieron a la patria, los fraudulentos y humillantes comicios en que usted, uno de los no censurados, resultó con más votos.

Volvemos a preguntarle, doctor Illia: llegado el momento de enfrentar a la oligarquía y enfrentarse al imperialismo ?si es que persiste en algunos puntos de su programa, ¿con qué fuerza lo hará? ¿Qué fuerza podrá oponer a los que hoy le facilitan por la fuerza su acceso al poder? ¿Daría usted armas al pueblo? Los obreros de Y.P.F., por ejemplo, ¿serán los artilleros que defenderán su empresa contra los generales del imperialismo?

Aún en el remoto caso que conteste usted afirmativamente lo cual no puede hacer seriamente porque ni llegaría a asumir-, ¿podrá convencer a los obreros de que quien una vez decidió pagar y transigió, de que un presidente fraudulento no los traicionará? Piense, doctor Illia, en que no ha pagado todo el precio, sino una primera cuota. Cuando no pueda o no quiera pagar las siguientes exigencias de los que le vendieron el sillón presidencial, se lo quitarán por la fuerza.

Y en ese caso, no ocurrirá con usted como con su antiguo jefe y guía, el presidente Irigoyen a quien pasearon su cama por las calles, pero no pudieron manosear su honor.

Porque él no lo empeñó pagando precios de ningún tipo para llegar al poder. El no se ?dobló? ?como reza una vieja consigna de su partido.

Denuncie el fraude. Reclame elecciones libres para todos los argentinos y entonces sí, dignamente, sin sentirnos humillados por la tutela de los chantajistas de tanque y cañón, ni la sonrisa triunfante del imperialismo trabajaremos juntos, el pueblo todo, por los intereses de la patria.

Mientras tanto, los que no nos doblegamos, ni pagamos cuotas de dignidad, seguiremos construyendo en nuestras montañas, la patria justa con que soñamos, únicos auténticamente libres entre todos los argentinos, defendiendo nuestra obra y nuestra libertad de las armas de los enemigos del pueblo, con nuestras propias armas.

No somos aventureros. No se nos trate de encasillar en la nomenclatura del argot imperial. Simplemente somos trabajadores dignos, que de las páginas de la historia de nuestra desdichada nación, hemos aprendido que la oligarquía no entrega sus privilegios sin cruel pelea, ni cede una partícula de polvo sin ensayar antes, para retenerla, toda la fuerza de los aparatos represivos que de ella viven.

También hemos aprendido, que del fraude no puede destilarse otro jugo, que el ácido del odio, que corroe y divide.

En sus manos, doctor Illia, está la decisión. Nosotros ya hemos expuesto la nuestra y la mantendremos con la tenacidad que imponen el patrimonio y el honor y por sobre todo, el amor a nuestro tantas veces humillado y escarnecido pueblo.

Doctor Illia, queremos creer que ha cometido usted el grave error de suponer que soportando junto a su hasta ahora limpio apellido el calificativo de fraudulento, favorecía el encuentro de una salida. Que creyó ver una puerta, donde sólo hay una trampa.


Esperamos con sinceridad, que el antiguo ciudadano digno aún viva puro en usted.

Ahorraría así a nuestra querida patria, el calvario sangriento de nuevos años de violencia.



Campamento 'Augusto César Sandino',
9 de julio de 1963.
Revolución o Muerte.
Por el Ejército Guerrillero del Pueblo (EGP),
Segundo Comandante..."

para pensarlo un poco
saludos

San Gordelius dijo...

Gracias por la respuesta Eter.

Creo necesario ordenar un poco mi contestación, dado que el debate agarra para varios lados aunque gira en torno a la violencia y la democracia, si bien hay otros temas que no pretendo excluir (estoy exento de mala intención).

Primero, cuando hablo del fracaso hablo de todos. Hasta los capitalistas argentinos fracasaron. Canadá y España son paises capitalistas y sin embargo cada vez que un joven emigra de Argentina no se va a Cuba, se va a Canadá o España. Los 'pequebúes' son cada vez más 'peques', creo yo. Sin embargo, acá seguimos creyendo que lo que hacemos es capitalismo. Si Adam Smith le toma examen a la burguesía argentina la expulsa de su cátedra.

Pero creo en que estamos de acuerdo que hay alguien que se benefició. Alguien que obtuvo lo que buscaba. En eso estamos de acuerdo (aunque hago la reserva de que ese sector 'triunfante' debe hacerse responsable del fracaso de sus propias imposiciones).

Y esa parte de una generación que se animó a proponer algo distinto también fracasó. Sino viviríamos en un país distinto.

Podríamos intentar proponerlo de otra manera, ¿no?

Aclaro que no soy tan poco realista como para creer que la burguesía va a "suicidarse alegremente" como creía Perón con su "alianza de clases". Como creía Allende tambien.

Y esto me lleva a lo segundo, Masetti e Illia.

Sí. Illia fue un presidente ilegítimo.

Sí. Gobernaba el que la oligarquía aceptaba. Aunque sostengo que eso no significa que a todos los dueños del país les hacía gracia Illia (como ha pasado y pasará con tantos otros).

Pero también es cierto que una Ley de Salario Mínimo, Vital y Móvil no le debe haber hecho mucha gracia a la familia Blaquier -propietaria del Ingenio Ledesma-, por ejemplo.

También es destacable que la incidencia de Educación en el Presupuesto fue de 17% en 1964 y del 23% en 1965. Eso no debe haber salido del despacho de un burócrata del FMI.

Ni hablar de la anulación de las concesiones que Frondizi le hizo a las grandes petroleras multinacionales. Eso no le debe haber caído en gracia a los generales de Washington.

Le permitió al peronismo presentar candidatos propios en 1965, y a esas elecciones las perdió la UCR del Pueblo. Hago la salvedad, era un peronismo sin Perón, pero peronismo al fin. A eso no lo agradeció el antes mencionado Mariano Grondona en su columna de 'Primera Plana'.

Y por último, la Ley de Medicamentos (o ley Oñativia) fue la primera en ser anulada por Onganía. A lo mejor fue porque la ley no cuadraba con los principios del neoliberalismo.

Pero claro, era un gobierno ilegítimo. Y Masetti, intransigente, más que una ventana veía una trampa.

O todo o nada. Y la historia continúa. Y se nos siguen riendo en la cara. Y nosotros, felices, los legitimamos.

Me pregunto yo -pensando un poquito-, Masetti, ¿de tan revolucionario que era no se habrá enceguecido? Porque mientras Illia hacía lo que podía, y tenía hasta los beneficiados en contra (y los que no eran beneficiados como ellos pretendían lo querían voltear) el Comandante Segundo fusilaba dos compañeros en el monte salteño. No voy a entrar en más detalles, esto ha dado para hablar largo y tendido a propios y extraños a partir del "No matarás" de Oscar del Barco.

Al ilegítimo de Illia lo derrocaron los Azules. Eso sí entraba en la Doctrina de Seguridad Nacional. Quisiera saber que opinó Masetti de eso.

¿No será que el problema está en la inmadurez a la hora de construir?

Y eso me lleva al último punto.

No soy muy amigo de hacer 'ciencia fáctica' ("que hubiera pasado si..."). Por eso comparto todo tipo de críticas al método puesto que soy el primero. Pero es un recurso que a veces sirve para hacer un ejercicio.

¿Y si Illia se hubiera consagrado en elecciones abiertas y legítimas?

En 1989 había un gobierno elegido así. Y sin embargo, entraron a La Tablada a "defender la democracia".

Nunca entendieron la opinión del pueblo, arrogándose una representatividad que no tenían.

Aunque también se hubieran rebelado y combatido -ejerciendo una obligación humana- contra gobiernos dictatoriales como la Revolución Libertadora, La Revolución Argentina o el genocida Proceso de Reorganización Nacional.

Ese es el contexto histórico. El de la intransigencia. El de la intolerancia. El del combate a la opinión de la mayoría porque "el pueblo no entiende".

Tomémoslos con pinzas. El devenir histórico y social no alcanza para explicar La Tablada.

Perón decía que "en política hay que estar preparado para tragar sapos". Sapos, no búfalos.

Basta de tragarnos búfalos y de comprar combos. Sino no vamos a poder construir nada.

Saludos,

Agustín

El Eternauta dijo...

-Bueno, no es que el capitalismo precisamente haya fracasado en argentina...solo que no podés analizar el capitalismo por paises...y en el contexto latinoamericano tampoco lo podés separar del imperialismo. Es decir, el capitalismo se basa en la explotacion de una clase para beneficio de la otra, y el capital no distingue fronteras...vos decís que en españa el capitalismo fue exitoso...en cierta forma lo fue gracias a que durante varios años las empresas españolas se hartaron de hacer diferencia en otros paises (en latinoamerica y africa por ejemplo).En un entorno capitalista global la clase obrera del pais central mas o menos safa gracias a la explotacion de la clase obrera foránea que realizan las empresas de la metrópoli en sectores capitalistas mas marginales y compensan con ciertos beneficios a la clase trabajadora de la metropoli...(es decir hay paises capitalistas soplanucas y paises capitalistas muerdealmohadas)
Creo que el fracaso solo se debe achacar al sistema dominante, no podemos cargarle culpas de la situacion actual al socialismo por no haber sabido imponerse en el pais. Desde la Ley Saenz Peña en adelante los sectores oligarquicos se han encargado de delegar el gobierno pero no el poder, Perón mismo se encargó de enseñarles a estos sectores: el peor gobierno es preferible a cualquier revolución, estaba claro que el peronismo actuó como un fusible para contener a la clase obrera, es decir también fue funcional a los intereses del capital.
Y propuestas no es que no las haya habido, hubo muchas y fueron aplastadas...merece especial atención el Frente Antiimperialista por el Socialismo (FAS) impulsado por el PRT en el 73 y la frustrada candidatura presidencial de Tosco.
Y con respecto al fusilamiento de Groswald y Rotblat, hasta el propio Hector Jouvé se declara en contra y lo ve como un error de Masetti, no creo que nadie hoy avale este tipo de procedimientos.
-Claro que tambien podrias haber agarrado por cuestionar la Carta Abierta a Cámpora del ERP, pero también te podria replicar a eso.
saludos
gonzalo

San Gordelius dijo...

Ya entendí.

De lo que estamos hablando es de que la democracia es una excusa del capitalismo.

Por eso es tan patético que Masetti y el ERP hablen de democracia.

Nada más que quienes los justifican no lo quieren ver así para no tener que admitir una contradicción.

Y por último, ninguna multinacional "compensa" a los trabajadores de la metrópoli. Todas las sedes foráneas aportan ganancias a la casa matriz, la cual es autosolvente. Si lo pensás bien, eso es más coherente con el esquema de explotación.

Recordá el caso Scotiabank en 2002.

El Eternauta dijo...

Claro!...lo entendiste!
desde el 55 hasta el 89 (digo esto porque se termina con las famosas leyes de obediencia debida y punto final)no podemos hablar de "democracia" con todas las letras. es decir, tenemos un sector oligárquico que mediante el uso de las FFAA se encarga de mantener el poder, y cuando la situación se hace insostenibe va delegando el gobierno en pseudas democracias títeres y muy condicionadas, con muy poco margen...(y ni que hablar de que con el libreto de la Doctrina de seguridad Nacional en la mano)
Ya lo dice santucho en "Poder Burgués y Poder revolucionario":"...la razón fundamental por la que pese a la enérgica lucha de nuestro pueblo, las clases dominantes no han visto peligrar su dominación política ha sido la asusencia hasta el presente de una opción revolucionaria de poder que ofreciera a las masas una salida política fuera de de los marcos del sistema capitalista..."
Dejemosnos de vueltas, esto fue asi...la opción revolucionaria nace cuando ya no habia mas opción, o vos te creés que por puro gusto esta gente agarró los fierros?...si hubiera habido una posibilidad dentro del marco politico que la oligarquia y el ejército determinaba se hubiera aprovechado (y ojo, que estoy poniendo las cosas en su contexto histórico, no diciendo que eso deba darse hoy en dia, donde si hay salidas)Cuando el ERP publica la carta abierta a Cámpora le dice abiertamente: "...El gobierno que el Dr. Cámpora presidirá representa la voluntad popular. Respetuosos de esa voluntad, nuestra organización no atacará al nuevo gobierno mientras éste no ataque al pueblo ni a la guerrilla. Nuestra organización seguirá combatiendo militarmente a las empresas y a las fuerzas armadas contrarevolucionarias. Pero no dirigirá sus ataquescontra instituciones gubernamentales ni contra ningún miembro del gobierno del presidente Cámpora.
En cuanto a la policía, que supuestamente depende del Poder Ejecutivo, aunque estos últimos años ha actuado como activo auxiliar del ejército opresor, el ERP suspenderá los ataques contra ella a partir del 25 de mayo y no la atacará mientras ella permanezca neutral, mientras no colabore con el ejército en la persecución de la guerrilla y en la represión a las manifestaciones populares. Tal es la posición de nuestra organización, que ahora anunciamos públicamente y que difiere de las expectativas del Presidente electo..."
"...En setiembre de 1955 la dirección del movimiento político que el Presidente Cámpora representa aconsejó al pueblo “no derramar sangre”, “evitar la guerra civil”, “esperar”. Los militares aprovecharon la desorganización y desorientación de la clase obrera y el pueblo para golpear duro, avasallar las organizaciones populares. La única sangre que no se derramó fue la de los oligarcas y capitalistas. El pueblo, en cambio, vio morir masacrados y fusilados a decenas y decenas de sus mejores hijos.

En 1958 la dirección de la organización política que el Presidente Cámpora representa aconsejó al pueblo votar a la fórmula radical de Frondizi y dar un crédito a este gobernante y su equipo para cumplir con su programa de “liberación nacional”. El pueblo siguió este consejo y el resultado es por todos conocido. Frondizi prometió terminar con la dependencia y en realidad favoreció descaradamente la penetración imperialista. Frondizi prometió libertades democráticas y en realidad dio vía libre al ejército para con el plan CONINTES aplastar la heroica resistencia peronista. Frondizi prometió entregar democráticamente las organizaciones obreras intervenidas a sus verdaderos dirigentes y en realidad las entregó a la burocracia traidora y lanzó una bárbara represión contra el activismo clasista y antipatronal en fábrica, barriendo a gran parte de los dirigentes combativos, en gran medida con la ayuda de la “camiseta peronista” agitada por Vandor como ahora lo hace Rucci, para engañar a las masas y desplazar a los dirigentes y activistas leales a su clase. En 1966, poco después del 28 de junio la dirección del movimiento político que el Presidente Cámpora representa pidió al pueblo “desensillar hasta que aclare”, dejar accionar al nuevo gobierno militar de Onganía para ver si cumplía con la “Revolución Nacional” anunciada. Los Rucci de aquella época, Vandor, Alonso, Tacone y Cía., no vacilaron en apoyar abiertamente a la Dictadura Militar, acompañaron a Onganía en su viaje a Tucumán, el 9 de julio de 1966, despertando y alentando esperanzas en amplios sectores de las masas. Onganía, el Ejército y las patronales aprovecharon esta tregua para lanzarse bárbaramente a reprimir al pueblo, a descabezarlo, a liquidar la nueva dirección revolucionaria que comenzaba a surgir. Hoy, de la misma manera, Ud., Presidente Cámpora, pide a la guerrilla una tregua. La experiencia nos indica que no puede haber tregua con los enemigos de la Patria, con los explotadores, con el ejército opresor y las empresas capitalistas expoliadoras. Que detener o disminuir la lucha es permitirles reorganizarse y pasar a la ofensiva. Hoy, ya no estamos dispuestos a ser engañados una vez más, ni estamos dispuestos a contribuir con el engaño que se prepara contra nuestro pueblo. Ud., Presidente Cámpora, habla en su discurso de] 8 del corriente de “unidad nacional”. Entre otros conceptos habla de constituir entre “pueblo y FF.AA. Una unidad indestructible ante cualquier asechanza”. Hablar de unidad nacional entre el ejército opresor y los oprimidos, entre los empresarios explotadores y los obreros y empleados explotados, entre los oligarcas dueños de campos y hacienda y los peones desposeídos, es como encerrar en una misma pieza al lobo y las ovejas recomendándoles a ambos mantener buena conducta. Si Ud. Presidente Cámpora quiere verdaderamente la liberación debería sumarse valientemente a la lucha popular: en el terreno militar armar el brazo del pueblo, favorecer el desarrollo del ejército popular revolucionario que está naciendo a partir de la guerrilla y alejarse de los López Aufran, los Carcagno y Cía., que lo están rodeando para utilizarlo contra el pueblo; en el terreno sindical debe enfrentar a los burócratas traidores que tiene a su lado y favorecer decididamente el desarrollo de la nueva dirección sindical clasista y combativo que surgió en estos años de heroica lucha antipatronal y antidictatorial, enfrentada a la burocracia cegetista; en el terreno económico realizar la reforma agraria, expropiar a la oligarquía terrateniente y poner las estancias en manos del Estado y de los trabajadores agrarios; expropiar para el Estado toda gran industria, tanto la de capital norteamericano como europeo y también el gran capital argentino, colocando las empresas bajo administración obrero-estatal, estatizar todos los bancos de capital privado, tanto los de capital imperialista como de la gran burguesía argentina.

Pero este programa está muy lejos de las intenciones y posibilidades de vuestro gobierno. Tanto por quienes lo integran, como por el programa y los métodos, vuestro gobierno no podrá dar ningún paso efectivo hacia la liberación nacional y social de nuestra Patria y de nuestro Pueblo.

Eso lo sabe Ud. tan bien como nosotros. Ud. sabe que no entra en los propósitos del nuevo gobierno parlamentario ni desarmar al ejército opresor, ni terminar con la oligarquía terrateniente ni con el gran capital explotador tanto imperialista como nacional. Al contrario. En este último aspecto, por ejemplo, se habla de grandes radicaciones de capitales europeos. Nadie que quiera verdaderamente la liberación de nuestra Patria puede pensar en seguir hipotecándola y entregándola a la voracidad del capital imperialista. Frondizi, sin ir más lejos, anunció también que grandes “radicaciones” de capital serían beneficiosas para la economía nacional, y ya conocemos los resultados. ¿O acaso el Presidente Cámpora ignora lo que los obreros de Fíat han señalado reiteradamente, que el capital imperialista italiano es tanto o más explotador que el yanqui? ¿Acaso el Presidente Cámpora ignora que debido al alto grado de entrelazamiento del capitalismo mundial, las palancas de las grandes empresas europeas se mueven en general desde Norteamérica?..."

claro que con esto pensarás que estoy denostando la democracia...pero solo estoy mostrando porqué en determinado contexto la salida democrática no era tal.
saludos

El Eternauta dijo...

una aclaración: donde dije del 55 al 89, debí decir desde el 55 hasta el 87...es decir con la sanción de las 2 leyes (obediencia debida y punto final) se ve claro cuanto de poder tenian todavia las FFAA...recordemos que si se trata de salvaguardar las instituciones en un marco democrático, La toma de La Tablada es el cuarto copamiento de un regimiento en el gobierno de Alfonsín..pero en los 3 anteriores (campo de mayo, monte caseros y villa martelli) el ejército no entró a sangre y fuego a recuperarlo para la democracia, sino que el ejército estaba adentro!!!
de todas formas para mi la toma de la tablada fue una operación desafortunada, fuera de lugar.
saludos

ABovino dijo...

Horacio:

Además de las personas que mencionás al principio de tu entrada, la Comisión Interamericana dictó el Informe 17/94, en el cual se declaró la violación de garantías judiciales (art. 8, CADH) y del principio de inocencia (art. 9) de Guillermo Maqueda. En el Informe recomendó a la Argentina a dejar en inmediata libertad a Maqueda, quien había sido condenado a die años de prisión en 1990.

Dado que nuestro país no cumplió con las recomendaciones la Comisión demandó a la Argentina ante la Corte IDH (demanda publicada en “Nueva Doctrina Penal”, t. 1996/B, ps. 731 y ss.), pero al final se llegó a una solución amistosa antes del juicio.

Saludos,

AB

Redacción / Radio Tosco dijo...

Querido Alberto, muchas gracias por este dato, es muy importante. Subraya todavía más la gravedad de las violaciones a los derechos humanos cometidas en enero de 1989.

Un abrazo grande

Horacio