30.12.08

Jim Morrison festeja

Parece que hoy en Argentina la tenencia de drogas para consumo personal no es delito. Así dice el obispo de Gualeguaychú, Jorge Eduardo Lozano, en su nota publicada en La Nación de ayer, 29 de diciembre:

¿La legislación actual penaliza al consumidor? No. La ley 23.737 establece que cuando la tenencia es para uso personal y hay una "dependencia física o psíquica" de la sustancia, el juez puede imponer una "medida de seguridad curativa, consistente en un tratamiento de desintoxicación y rehabilitación por el tiempo necesario", por lo que deja en suspenso la pena que le pudiera corresponder.

Considera al consumidor como una persona enferma (no un delincuente) y manda a proveerlo de un tratamiento de desintoxicación y rehabilitación. La despenalización del adicto ya está en vigencia.

Pero el obispo Lozano se equivoca, así que Jim puede ir guardando los pitos y matracas. El art. 14 de la ley 23.737 castiga con prisión de un mes a dos años al que tenga estupefacientes, siempre que “por su escasa cantidad y demás circunstancias, surgiere inequívocamente” que es para “uso personal”. Cuando se trata de un adicto, el juez “puede(o no) suspender la aplicación de la pena y ordenar tratamiento. Si durante dos años no hay resultados satisfactorios “por falta de colaboración” del adicto, entonces se aplica la pena. Tener estupefacientes es delito, hay pena de prisión, el adicto puede ir preso.

En otros pasajes donde no habla de derecho, el obispo Lozano denuncia cuestiones importantes, como la falta de provisión de servicios de salud a quienes quieren recuperarse.

Sin embargo, sus 1.119 palabras no demuestran que encarcelar a un adicto sirva para algo. Dejarlo libre y sin derecho a la salud, tampoco. Pero la opción no puede ser entre desamparo y cárcel. La democracia era otra cosa.

23.12.08

Peor es ser narco

La semana pasada, una Sala de la Cámara Nacional de Casación Penal ordenó la libertad de Alfredo Astiz y Jorge Acosta, entre otros miembros de l

a ESMA durante la dictadura. Según la mayoría de la Sala, la prisión preventiva de Astiz y Acosta había excedido el plazo “razonable” exigido por el art. 7.5 

de la Convención Americana de Derechos Humanos (que en Argentina tiene la misma jerarquía que la Constitución). Los acusados siguen detenidos porque tienen otras causas pendientes.

Algunas ideas para la discusión leguleya.

1) La libertad no se fundamentó en una ley (la 24.390, modificada por la ley 25.430) que limita el tiempo de prisión preventiva a dos años más dos prórrogas en ciertos casos. La Sala directamente aplicó el concepto de “razonable” de la Convención Americana.

2) No parece cierto, entonces, que el Congreso tenga responsabilidad por no haber modificado la ley 24.390 (agregando, por ejemplo, un artículo que alargara la prisión preventiva en los casos de terrorismo de Estado). Me parece que la Sala hubiera declarado “inconstitucional”  esa modificación (por violatoria de la Convención). Igualmente, haber previsto estos casos hubiera ayudado un poco.

3) El Congreso sí parece tener responsabilidad por no asignar mayores fondos a la Justicia para llevar adelante estas causas, y de no crear más tribunales para aliviar la carga de los que existen.

4) La Sala parece haberse equivocado en su idea de lo “razonable”. Esa noción significa, en derecho argentino, “proporcional al fin que se quiere lograr”. En estos casos, la finalidad es hacer justicia, asegurar la realización de los juicios. Esto exige (1) que los acusados estén presentes, y por lo tanto, (2) que no se fuguen; pero también (3) que no afecten o escondan o destruyan pruebas, y (4) que no amenacen a testigos. ¿Qué medida “proporcional” hay para evitar estos peligros? La Sala (por mayoría de votos) dice que basta con que tres personas se comprometan a asegurar que Astiz (o Acosta) no se van a fugar.

5) No sé si lo de “tres fiadores” es proporcional. Sí parece insuficiente para evitar la fuga. Y mucho menos asegura que no se escondan pruebas o no se amenacen testigos.

6) Por supuesto, Astiz y Acosta tienen derecho a todas las garantías. Pero la “razonabilidad” depende de las circunstancias, justamente. Astiz integró la inteligencia naval, con habilidades de infiltración (así logró la captura del núcleo fundador de Madres de Plaza de Mayo, a fines de 1977). Conoce el aparato estatal desde adentro; puede burlar más fácilmente los controles. El Juicio a las Juntas, en 1985, demostró la existencia del terrorismo de Estado: organizado, con raíces dentro de la burocracia y los organismos de inteligencia. La ESMA, específicamente, cumplió un rol central en ese terrorismo (probado en juicio en 1985). Un testigo central de estos juicios permanece desaparecido desde hace más de dos años. Todo esto merece considerarse al definir si la prisión preventiva es “proporcional” para alcanzar los fines buscados.

7) Además, la misma Corte Interamericana de Derechos Humanos ha señalado la obligación de los países de perseguir los crímenes del terrorismo de Estado. Las fugas, la destrucción de pruebas, la amenaza a testigos también ponen a la Argentina en riesgo de tener que responder ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

8) Y una curiosidad. La ley 24.390 deja fuera de su protección (art. 11) a los acusados por ciertos delitos relacionados con drogas. Con esta ley, conviene más ser terrorista de Estado que narco.

16.12.08

Ciento cuatro (años)

Córdoba tiene 104 mil chicos que trabajan.
"Córdoba es junto a Mendoza la provincia que registra el mayor porcentaje de trabajo infantil del país: 8,4 por ciento de los niños de 5 a 13 años trabaja mientras que la cifra trepa al 30 por ciento en los chicos de 14 a 17 años" (La Voz del Interior, 16 Dic 2008).




"Los huesos del niño son muy cartilaginosos y deformables, y las deformaciones desarmónicas, tan fáciles, que no puede ni debe permitírseles ninguna estación o ejercicio que dure más de dos horas seguidas, y esto si se les dan ejercicios compensadores.
Hasta la edad de doce años, el niño no debe hacer otra cosa que ir a la escuela, y donde no la hay, jugar a las bolitas o ayudar a la madre, teniéndole la madeja para que devane; su misión es hacer carne y hacer hueso".

Juan Bialet Massé, Informe sobre el estado de la clase obrera en Argentina (1904), cap. 20.

[Foto: Fidel Díez]

9.12.08

9 de diciembre, 1983

Un grupo de tipos toma sus últimas decisiones monárquicas sobre todos nosotros. Firman órdenes de esconder papeles, quemar registros, decretar olvido. Hay censura, la policía te sigue, el Ejército te gobierna. Estuvimos en guerra hace unos meses. Perdimos, como perdimos contra las tropas de ocupación que nos desaparecieron, nos censuraron, nos dictaron leyes y sentencias, nos fusilaron a escondidas, nos vendieron en público.

El Congreso está cerrado, la Corte Suprema fue cambiada de un plumazo. El debate político y la acción se ganan con esfuerzos enormes. La prensa grande publica cosas chicas, la Iglesia no se juega. No elegimos a ningún funcionario, desde hace casi ocho años. En cada provincia, en cada ciudad, manda un tipo designado por un militar; no hay legislatura ni partidos. Una comisión de ilustres desconocidos decide qué podemos leer y qué películas pueden verse en los cines; las permitidas sufren cortes, para que no veamos cosas que puedan dañarnos, o despertarnos. Nos cuidan, nos guardan, el país todavía en estas horas finales parece una cárcel de dos millones de kilómetros cuadrados. Aunque en algunas partes la fiesta lujosa, espumante, nunca se detuvo.

Enriquecimiento ilícito

Aldo Rico: ex militar, ex carapintada, ex sublevado (dos veces) contra un gobierno constitucional, indultado por Menem, derechista, ex duhaldista. Aldo Rico: candidato triunfante del kirchnerismo en la interna del PJ en San Miguel, Provincia de Buenos Aires.

Luis D’Elía justifica el apoyo a Rico. Dice: “Yo estoy en las antípodas ideológicas de Rico, pero también entiendo que, como decía el general Perón, «los ladrillos se hacen con bosta»”. Agrega que “no significa ninguna novedad que convivan derecha e izquierda en el frente nacional y popular”, aunque no aclaró a cuál grupo pertenece Aldo Rico.


D'Elía añade que “a la izquierda de Néstor Kirchner no hay nada”. Parece que a la derecha tampoco. Ah, sí, queda Patti.


Sería demasiado fácil burlarse de los aprendices de brujos, de los que creen que pueden usar a la bosta sin cubrirse con ella, y terminar pareciéndose. Muy fácil sería decir que este frente nacional y popular tendrá cada vez más de derecha a medida que reparta los costos de la crisis y haga más anuncios para Cristiano Ratazzi. También tendría mucho de facilísimo preguntar cómo se conjuga esto con la condena a Von Wernich, o con la política fuerte de derechos humanos del kirchnerismo. Muy fácil, casi un chiste, sería preguntarse qué significa, al final, estar en las antípodas de alguien. O para qué se necesitaba a Rico. Sería demasiado fácil preguntar qué clase de proyecto político es éste, qué quiere este Frente Nacional y Popular, de qué nación, de qué pueblo.

Y como Radio Tosco no es facilista, no lo va a decir. Pero bueno, lo piensa.

2.12.08

Idea para la crisis

En una época difícil, el dueño de cierta empresa tiene problemas para pagar sueldos. Después del tercer incumplimiento, los obreros ocupan la fábrica durante 15 días. Finalmente, hay un acuerdo en el Ministerio de Trabajo.


En tres páginas, el patrón se compromete a ceder a los trabajadores “en propiedad exclusiva para su libre producción y comercialización, la totalidad de los materiales elaborados y a elaborarse, de las maquinarias y herramientas”. En tanto, los obreros pondrán en funcionamiento la fábrica, venderán el producto al precio que decidan y luego de cobrarse toda la deuda salarial “estudiarán los medios para reintegrar la empresa a sus dueños originales”.

La fábrica se llama Annichini e Hijos SRL, y produce cerámicos en la provincia de Santa Fe.

El novedoso arreglo motiva preocupados editoriales en la prensa patronal: no hay antecedentes.

La noticia ocupó toda la página 17 de la revista Panorama, núm. 169, 21 de julio de 1970.