2.9.08

Septiembre, 1979


La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (OEA) visita la Argentina. Investiga los denunciados crímenes de la dictadura militar. Entre el 10 y el 14 está en Córdoba, donde reina Luciano Benjamín Menéndez. Aquí la Comisión recibe in­contables denuncias en el céntrico Hotel Crillón, entrevista a funciona­rios e inspecciona la Penitenciaría de barrio San Martín y los centros de detención de La Perla y La Ribera. Seis meses más tarde, la CIDH publicará su Informe, expo­niendo ante el mundo las torturas y las desapariciones.

Para el pueblo argentino, “sus Fuerzas Armadas son su garantía, su sustento y su legítimo orgullo”, según el comunicado publicado por la Cámara de Industriales Metalúrgicos de Córdoba para “decirle al mundo” estas verdades (La Voz del Interior, 19 Sep 1979). El Vicepresidente (poco después Presidente) de la Cámara, César Albrisi, se unirá luego al peronismo y encabezará más tarde el cavallismo cordobés. Designado por Cavallo, conducirá la Aduana en el gobierno de De la Rúa. Hoy es diputado nacional por Córdoba, representando al "Adolfismo". El 01 septiembre de 1979, Albrisi se convierte en el Secretario del Consejo Industrial de Córdoba, inaugurado con la presencia de Menéndez
Indignados, los productores rurales asociados en CARTEZ recuerdan que “cuando nuestro país estaba en manos de las bandas terroristas […] no vino ninguna comisión”. También esperan que “estos señores de la CIDH” se comporten “con lealtad y honestidad, sin dejarse arrastrar por espureos [sic] intereses que ronden detrás de ellos” (La Voz del Interior, 24 Sep 1979). El comunicado lleva la firma del presidente de CARTEZ, Carlos Alberto Briganti, futuro compañero de fórmula de José Manuel de la Sota en 1991, y su Secretario de Agricultura en 2006.

"Campo" e industria, unidos en lo importante.
[Radio Tosco publicó en 2004 parte de estos datos en el núm. 6 de revista La Orilla, de editorial La Matriz, Córdoba ]

1 comentario:

Juan Cruz dijo...

Albrisi, que hoy comparte opocisión responsable con Aguad, Bulrich y Carrió, entre otros ilustres y desinteresados patriotas, fue hasta asumir como diputado en diciembre de 2007, integrante del Directorio de Epec. Y antes de eso, fue el liquidador de Forja, la empresa estatal que el menemato mandó a destruir.
Y como buen opositor, votó en contra de la 125 y tiene por costumbre, como sus compañeros opositores, decir que la culpa de todo la tienen Moreno y Jaime.