17.6.08

Gratuidad, a 90 años

Las universidades públicas pueden cobrar aranceles a sus estudiantes. Así lo dijo la Corte Suprema el 6 de mayo pasado, en un fallo sobre el estatuto de la Universidad Nacional de General Sarmiento. Contradice así el art. 75 inc. 19 de la Constitución, que consagra los principios de “gratuidad y equidad” en la educación pública estatal. También violenta el art. 13 del Pacto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, que ordena implantar progresivamente la enseñanza universitaria gratuita.

Cuando se cumplen 90 años de la Reforma del 18, la Corte nos dice que no se afecta la gratuidad cuando “por aplicación del principio de equidad y para lograr la igualdad real de oportunidades […] se dispusiere recurrir a contribuciones o cánones […], con el fin de instrumentar un sistema de educación superior que efectivamente posibilite que los sectores más postergados en lo económico tengan acceso real a las carreras de pregrado y grado” (considerando 9).


La gratuidad prohíbe cobrar. Mucha gente, con ataques de “resignadismo”, apoya los aranceles como un mal menor. Se abandona la idea de la educación como responsabilidad estatal. Y se renuncia a que el Estado genere conocimiento para mantenerlo como propiedad del pueblo. El saber que no surja de la Universidad pública se hará en otras partes: los dueños serán otros.

La Corte retomó la vieja idea de Menem y del Banco Mundial: cobrar un arancel en nombre de los pobres. No se entiende cómo la educación gratuita será más accesible a los hijos de obreros cuando tenga un precio.
Para colmo, la Corte cita largos tramos del debate en la Convención Constituyente de 1994. Pone comillas y copia (considerando 9) las palabras del convencional Jesús Rodríguez (UCR), quien explica que la equidad complementa a la gratuidad: no la limita ni la reemplaza. El Estado, dice Rodríguez, debe ayudar con recursos a quienes no pueden llegar a la universidad incluso siendo gratuita. Es lo que pasa con las hijas y los hijos de los obreros y desocupados.
La Corte eligió leer otra Constitución. Qué macana.

4 comentarios:

Gonzalo Ramirez Cleves dijo...

Radio Tosco esta pasando exactamente lo mismo en Colombia con la Universidad Publica, lo cierto es que se van ha realizar algunas reformas estilo la que nos describes...

Hoy hubo protestas por esta situacion.

Aqui la información
http://www.eltiempo.com/bogota/2008-06-17/ARTICULO-WEB-NOTA_INTERIOR-4302183.html

Aqui información de las reformas
http://www.unal.edu.co/reforma/academica/

Redacción / Radio Tosco dijo...

Gracias, Gonzalo... Creo que estas reformas son siempre a escala continental. El Banco Mundial propone, y dispone.

Un abrazo

Horacio,
de Radio Tosco

El Eternauta dijo...

creo que aparte de ser pública y gratuita la enseñanza, deberia existir en nuestro país el BOLETO ESTUDIANTIL..ya que no sirve para nada la enseñanza gratuita si el acceso a la misma no se garantiza...hoy en dia muchos casos de deserción se dan por no poder pagar el precio del boleto. Es una verguenza que en Córdoba se pague 1.50 el cospel mientras se subsidia el transporte de capital federal...BOLETO ESTUDIANTIL YA

San Gordelius dijo...

Creo que esta idea la escuché de vos en momentos de la LES: la educación o es gratuita o no lo es. No puede ser "más" o "menos" gratis. Es un término absoluto, y no resiste análisis tirados de los pelos.

No hace falta llamar a un filósofo o a un especialista en semántica para que lo aclare.

Pero bueno, me hace acordar a las aclaraciones que el cerdo Napoleón le hizo a las leyes de los animales en 'Rebelión en la Granja': "Todos los animales son iguales... pero algunos son más iguales que otros".

Un abrazo