25.3.08

Consultorio sentimental: en los yuyos


Estimado Profesor Espectro Que Recorre Europa:

Me preocupa mi novio, Sorgo de Alepo. No quiso pasar el fin de semana largo conmigo. Iba a un piquete con sus amigos productores. "Quiero pelear por el campo",me dijo, para que el Gobierno no le robe plata con las retenciones. Y que ese impuesto es marxista. También me dijo que los porteños envidian su cuatroporcuatro y por eso aumentan las retenciones... Cuando ya se trepaba a la Jáilux me gritó que las retenciones son inconstitucionales y que nada vuelve a las provinsojas de Córdoba y Santa Fe, por ejemplo, y que eso era injusto...

Hoy me avisó que no sabe cuándo vuelve. ¿Cómo ve usted esto, profesor? ¿Corre peligro mi felicidad? ¿Hay otra mujer? Sorgo habla mucho de una tal Cristina.

Atentamente,

Cebada, de Sojópolis (sur de Córdoba)


********************

Querida Cebada:

"Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio", dice el poeta. Tu novio tiene otra mujer y ha pasado con ella este larguísimo fin de semana.

Es la única forma de entender la cantidad de sandeces que te ha dicho. Para empezar, decir que este Gobierno es marxista es como creer que Brad Pitt es el próximo arzobispo de Salta.

Y "el campo" no existe. En cambio, hay muchos productores muy distintos, desde latifundistas hasta agricultores de subsistencia. Parece difícil que todos tengan los mismos intereses.

Por otro lado, los impuestos no son "robo", sino la vía para financiar al Estado. Si no existiera el Estado, ¿podría Sorgo ser dueño de tierra, de máquinas, de semillas? ¿Existiría la propiedad? ¿Por qué puerto saldría la producción? ¿Lo habrían construido Sorgo y sus amigos? ¿Quién protegería la carga en el camino? ¿Sorgo, corriendo al costado del camión?

Otra cosa, claro, es quién decide el impuesto, en qué proporción, y todo eso. Preguntale si no a la gilada que pagamos, día tras día, el 21% de todo lo que compramos. Pero las retenciones existen, están en la Constitución. No las inventó Kirchner. Y los decretos delegados con los que Cristina aumentó las retenciones vienen desde hace mucho también. ¿Se opuso Sorgo en su momento?

Y seguramente vale la pena discutir el impuesto tal como está. Va a ser difícil, porque el Congreso está un poco desbalanceado, y muchos opositores suelen quedarse sin argumentos frente a la billetera.

Los fondos no necesariamente deben volver a las Provinsojas. La idea, justamente, es redistribuir: llevar de los lugares ricos a los pobres. Salvo que Sorgo prefiera dejar a Formosa, Jujuy, Santa Cruz y otras fuera del país. Algo parecido han hecho los petrogobernadores (empezando por Néstor Kirchner) que apoyaron y aplaudieron la privatización de YPF en 1992, con la condición de no compartir los ingresos por el petróleo con las demás provincias. El mismo espíritu gaucho...

Sorgo puede estar tranquilo: los Kirchner no alterarán la propiedad de la tierra ni el capitalismo. Ni siquiera cambiarán el IVA.

Algo de los ingresos de Sorgo puede bajar ahora; pero siguen perdiendo los de siempre: obreros y obreras, minifundistas, personas desocupadas.

Mi conclusión: tu novio está viéndose con otra (seguramente, una chica de la Coalición Cívica).

Cebada querida: seguí adelante con tu vida. Hay otros amores, verdaderos, esperando.

Prof. Espectro que Recorre Europa

8 comentarios:

San Gordelius dijo...

Asi es estimado... Si usted recuerda, los que se oponian (y se oponen) a las retenciones son los eternos Martinez de Hoz, Frers, Farrell y Miguens. Los grandes latifundistas, la Sociedad Rural.

Es como Ud. dice, los impuestos no necesariamente deben 'volver', sino redistribuirse. Precisamente por eso, yo, apoyo la protesta. Por cada peso de superavit que la Nacion distribuye, 91 centavos terminan en Buenos Aires. Ahi estan los medios, ergo, ahi estan el control de precios y los subsidios. Jujuy, Chaco y Formosa mis polainas. Ya son provincias K, asi que para que van a poner mas plata.

No he escuchado, de boca de los pequeños productores que yo conozco, la calificacion de marxista para con las retenciones.

Todo lo contrario, admiten que es bueno y necesario, pero que se deben aplicar con mas logica. No tiene la misma estructura de costos un productor (que tiene una 4x4 y me alegro que asi sea) con 200 has. y otro de 10.000.

Pero bueno, CFK sigue apostando al sector del pueblo que tiene media neurona.

****

Empece a escribir esto antes de bajar al cacerolazo. Mucho gringo, mucho estudiante, y mucha bronca.

Bronca contra una manera de hacer politica. Bronca contra la manera K. Bronca contra las amenazas y, lo digo con todas las palabras, el autoritarismo abyecto.

El reclamo es muy claro: federalismo. Dialogo -verdadero-. SENTIDO COMUN.

Esperemos que este gobierno acuse recibo del hartazgo popular y entre en sus cabales. No le conviene a nadie otro 2001. Pero bueno, quizas eso sea mucho pedir a una pareja que ejerce el poder total.

Un abrazo,

Agustin

Redacción / Radio Tosco dijo...

Querido San Gordelius:

creo que en general estamos de acuerdo. En el consultorio sentimental quise atacar, justamente, ciertos argumentos en que algunos (o muchos) basan la protesta. Porque, por justo que sea un reclamo, esos argumentos son riesgosos.
Sobre la protesta en sí misma, tengo mis dudas de que realmente sea la única vía que queda al agro para hacer escuchar sus reclamos. No sé, lo dudo, pero no puedo decir nada concluyente.
En otro orden, más vale que la redistribución de impuestos debe ser en serio, con criterio federal... y justamente por eso hace trece años que no se sanciona la ley de coparticipación que la Constitución (CN, 75 inc. 2) ordena.

Lo de "marxista" se lo escuché a un líder de CARTEZ por radio, y después encontré el artículo de Grondona. Se parecían mucho los discursos, así que supongo que este líder había leído al venerable profesor.

En lo que no estoy para nada de acuerdo con vos es en esa calificación de "media neurona" referida al sector que vota o apoya a CEF. Pueden estar equivocados (o quizá nosotros lo estamos), pero la inteligencia humana, mal que mal, es generalizada (como la estupidez). No se divide por agrupaciones políticas.
Todos tenemos, y vos lo debés saber mejor que nadie, más o menos la misma cantidad de dendritas, no?

Un abrazo y adelante con el Poroto! (me refiero al blog, obiusli).

Horacio

Juan Cruz dijo...

estaba muy contento leyendo esto hasta que me crucé con el comentario anterior, un cacerolo. Acostumbrado a muchas marchas para defender la universidad pública,cuando en 2001 tuve que compartir la calle con esa gente tan bien, nunca ma sentí identificado. Siempre desconfié. Hoy lo reconfirmo. No importa: voten a Macri. Igual la oligarquía está contra las cuerdas.
perdón amigo Horacio,esta gente me saca de las casillas.Uno puede ser gorila, capitalista e insensible. Pero qué derecho hay para que que doctos hombres formados con dineros del pueblo sean tan ignorantes? Agustín: sentido común es el que expresa Mario Pareyra todas las mañanas. Y si no escuché mal, los pool sojeros -esos que hacen bosta nuestro ambiente- no piden 'federalismo', solo piden que nos les toquen el bolsillo.

San Gordelius dijo...

Juan Cruz, creeme: los pooles sojeros no solo que no pierden, sino que ni siquiera vienen del campo. Son empresarios de otros rubros que invierten en tierras. Las arrendan y no rotan el cultivo. En 10 años devuelven un campo devastado. Y no dicen ni mu en la protesta.

Y a mi me parece que llamarme gorila insensible justamente a mi es lo que quiere CFK de vos que por como escribis pareces un tipo informado. Si yo soy la oligarquia que vota a Macri... bueno, seria el mas ignorante lejos pues soy el hijo de un carnicero que no tiene una hectarea y que puede obtener un titulo gracias a una Universidad Publica y Gratuita.

En realidad estamos de acuerdo con respecto la insensibilidad del sector (TODO el campo hace lo mismo con la peonada).

Ademas en mi vida votaria a un evasor, contrabandista y vaciador del Correo al que se le estatiza la deuda cada vez que saca mal las cuentas y que, por si fuera poco, se indigna de que 'apremios ilegales' sea aplicable a las FFSS.

Las retenciones subsidian los sueldos bajos, la escasa competitividad de la industria y, ademas, se mantienen los alimentos con precios accesibles. Pero que le quite mas a los que nunca perdieron, con gobiernos militares o democraticos, peronistas o radicales. Que le saque a los que nunca pierden: los que en vez de tener una 4x4 manejan su "chacra" desde una comoda oficina.

Hasta D'Elia lo dijo... hay que diferenciar los distintos sectores del campo.

Saludos!

San Gordelius dijo...

Aclaro para no azuzar siendo que estamos de acuerdo: me equivoque al usar "media neurona", pero es que asi pienso de los fanaticos.

Y bueno, Grondona y Mario Pereyra son fanaticos.

No me referi por "sector del pueblo" a quienes la votaron o la apoyaron. Estela de Carlotto la apoya, y no por eso es ignorante. Leon Gieco hizo campaña por ella, y no por eso es ignorante. Si crees que me referia a los totems ideologicos de la izquierda o a los movimientos sociales en general, pues no, de ninguna manera no.

Sino que me refiero precisamente a los que repiten argumentos peligrosos. Yo no le veo cara de Oligarca a un señor que tiene 200 hectareas (por mas que sea un viejo cascarrabias que diga 'al pais lo tienen que agarrar empresarios como Macri'). Les informo: el rinde de 200 has te deja mas o menos entre trigo soja y maiz unos 100,000-120,000 pesos al año haciendo proyecciones onerosas (que despues se gastan en una 4x4 mantener un hijo en Cordoba y otras yerbas). Para mi un rico de verdad gana mas que eso. Y nunca pierde.

Y estamos de acuerdo, hay argumentos peligrosos (y con respecto a uno a mi me taparon la boca ayer (lo tenia frente a mi y no me daba cuenta): la antinomia Bs As-Interior y campo-ciudad no existia como tal, y quedo avasallada por la union de todos los que nos sentimos rehenes de la prepotencia.

No digo que yo no sea ignorante, estaria pecando de soberbio (justamente!), pero sali con una cacerola y no con un palo a manifestar, siendo que todos siempre vamos a tener una razon para romperle la cabeza a otro.

Un abrazo!

LaLa dijo...

A mi me pasó algo raro frente a todo esto. El viernes santo partí para Córdoba de Bs.As creyendo en que el aumento de las retenciones estaba bien. Digo, bajo la condición "los que mas tienen que mas pongan" y hoy por hoy en el contexto económico mundial el campo parecía ser el "elegido". Fui avanzando por la ruta y fui recibiendo los volantes de los agropiquetes y me fui dando cuenta que no todo lo que reluce es oro. Ahí había gente común, familias enteras, señoras gordas con cara de felicidad y de comida rica al medio día, chicos que trabajan la tierra desde temprano, hombres de campo, en fin los que todos los días le sacan maravillas a estas tierras benevolentes que nos tocó en la repartija geográfica. Paré en Leones -donde tengo amigos- y escuché el por qué de la protesta. Me embadurné de la problemática del pequeño y mediano productor y las diferencias que tiene con los aristócratas y oligarquicos de la Sociedad Rural. Volví el domingo convencida entonces en lo justo del reclamo. Aguanté piquetes y enterré por completo mi vision primera sobre el conflicto. Ahí no había magnates sojeros con apellidos que parecen mas de un laboratorio que de un chacarero que la yuga todos los días (como yo, como ustedes pero en el campo). El martes el discurso presidencial me movilizó por su soberbia, me sentí subestimada y las cacerolas me catapultaron a la plaza (resabios de periodismo -producto de la deformación profesional y delirios de fotógrafa aficionada y quería estar AHI). Vi en vivo el encontronazo entre el primera línea del grupo "autoconvocado" en "defensa del gobierno" para recuperar la plaza y también vi la reacción a coro de los caceroleros -con los que estaba- al grito de "hijos de puta! hijos de puta!" Y me sentí mal. Yo no estaba ahí para eso! Era tarde, tenía sueño y amenazaba lluvia. Llegué hasta el obelisco, estuve otro rato. Disparé miles de fotos. Con las primeras gotas decidí volver a casa. Tenía el auto cerca de Plaza de Mayo así que me topé con la desconcentración de la gente arreada por D'elía, pero los comunes, los que no salen en cámara y reciben el diezmo prebendario de puntero político pero se alinean bajo las banderas del Movimieno Evita o Libres del Sur. Y eran gente simple, como los que vi en el campo, pero en otro entorno: urbano, pobre y trasnochado. Hombres con la cara curtida, niños con cara de hambre, señoras pobres del conourbano bonaerense. Y ahí me di cuenta que también ellos se levantan temprano y no son todos militantes pagos sino los excluídos de siempre que creen -de nuevo- en la utopía de la justicia social. Me fui en el auto con la lluvia a pleno con un gusto amargo en la boca. Ni estos pobres eran tan terribles como parecía ni los caceroleros oligarcas de la zona norte (rica) de la ciudad. Era el gusto amargo a historia reciente de pobres contra pobres. El miércoles me devoré los diarios de papel y electrónicos, no me alcanzaban los dedos para el zapping en los canales de noticias a primera hora de la mañana y estuve trabajando todo el día con la radio pegada a oreja. La recorrida mediática me reveló que Cecilia Pando había estado ahí y escuche barbaridades del tipo "videla volvé" o a D'elía ensayando un patético discurso clasista. Los palazos y las trompadas ya las había visto en vivo la noche anterior estando AHI. El gusto amargo de la noche anterior era ahora una aguda acidez que me corrompía. Otra vez me sentí que habíamos sido usados otra vez, el forro de nuevo de un país que se parte y reparte entre pocos, que somos una sociedad que apesar de pasar ayer apenas una dictara criminal que dejó miles y miles de víctimas todavía tiene defensores de eso! Que siguen poniendole a los pobres la zanahoria del burro delante para seguir siendo los de siempre los que la "tienen atada". En definitiva me sentí una mierda en un país cloaca. En definitiva, que no aprendimos nada. No voté a Critina, no pienso como ella, pero yo no quiero un presidente dejando la casa de gobierno en helicóptero otra vez. Creo que la democracia es la única salida. Hoy estoy en gris. El blanco y el negro no han hecho mas que sumergirme mas en mis contradicciones. Lo que sí tengo claro es que no quiero pandos ni d'elias. Quiero poder opinar diferente y poder colaborar para que esto avance aunque no se como.

Juan Cruz dijo...

Pocas cosas voy a decir: el problema, para nosotros, es la soja. Y ante ese problema, al pequeño productor le importa tres carajos rociar la cuna de mi hija con glisfosato en aras de su ganancia. Como tampo le importa desalojar campesinos -La Federación agraria dijo algo al respecto?- y menos destruir el monte nativo.
Por último, prefiero mil veces que el impresentable de D'elía me cague a piñas y no que un grupo de sojeros deje sin alimentos a toda la sociedad.
Distintos criterios de violencia. A unos los asustan los cabecitas negras.A otros nos asustan los gringos de las clases acomodadas argentinas.

Anónimo dijo...

http://eci-landia.blogspot.com/
Un espacio para la critica y cosntrucción de otra ECI