11.3.08

10 años en la modernidad

1) El 9 de marzo de 1998, las primeras alumnas mujeres entran a clase en el Colegio Nacional de Monserrat. Han vencido la resistencia de ex alumnos, profesores y profesoras, madres y padres de alumnos. Ninguno de ellos quiere alumnas en el tradicional colegio, dependiente de la Universidad Nacional de Córdoba, y fundado por los jesuitas en 1687.

Tiempo después, la Corte Suprema de Justicia convalida el ingreso de mujeres en el fallo “González de Delgado y otros c. UNC” (19 Sep 2000; Fallos, 323:2359). Rechaza el amparo interpuesto por un grupo de más de 60 padres y madres de alumnos contra la admisión de niñas.
2) La resistencia parecía irracional. Pero en el fondo, toda la “Comunidad Monserratense” opuesta al cambio defendía un orden social, una tradición. Más importante aún: una separación. La segregación entre varones y mujeres, y entre ciertos grupos sociales (los del Monserrat) y los demás.
Veamos una hipótesis loca de Radio Tosco: educar chicas y chicos juntos puede anudar relaciones definitivas (sobre todo si hay un embarazo). ¿Qué pasa si un varón de la élite se enamora de la plebeya del banco de al lado? ¿Y si una princesa de familias coloniales se mete con un muchacho de barrio? Ése era, quizá, el cambio más temido: el que acercara, de una vez por todas, gente tan distinta y en un terreno tan… irresistible.

3) Una de las madres lo dijo, con sincera desesperación: “Quieren convertir al Colegio en un burdel”, gritó ante el Consejo Superior de la UNC durante el debate (La Voz del Interior, 03 Dic 1997). El burdel, donde varones de élite y mujeres del montón se encuentran, ahora estaría en las aulas tricentenarias. Un mundo al revés, una igualdad insólita; por eso estallaba la resistencia. La defensa del derecho de restringir la circulación de las pasiones, el derecho de dirigir quién ama a quién y cómo.
4) Quizá algunos crean alocado relacionar Monserrat y sexo. Vale la pena recordar que Cristina González de Delgado, docente del Monserrat, no sólo impulsó el fallido amparo contra el ingreso de niñas. Tuvo éxito con otro: como presidenta de la Asociación “Mujeres por la Vida”, logró el 11 Feb 2003 una medida cautelar de la jueza Cristina Garzón de Lascano, suspendiendo la aplicación de la Ley de Salud Reproductiva. Después, la Cámara Federal y la Corte Suprema cambiaron la cosa.

Sus ideas conservadoras no le impidieron abrazarse al liberalismo económico. En 1999, ocupó el lugar 6 en la lista de diputados provinciales de Acción por la República. En 2002, su firma se sumó a una solicitada que pedía la libertad de Domingo Cavallo, detenido por tráfico de armas (La Nación y Clarín, 08 May 2002).

Las dos derechas, juntas. No fue la primera vez.

Transmitió Radio Tosco

16 comentarios:

fritzmayer dijo...

hay muchos plebeyos en el montserat? pregunto en serio, tenía una idea un tanto más "silver class".

Redacción / Radio Tosco dijo...

Siempre es medio difícil hacer números en esto. Pero como ex alumno, mi impresión es que se trataba (y se trata) de un 50-50 entre plebeyos y aristócratas.

Saco esa idea a partir de los apellidos, que en Córdoba significan bastante. La idea es: habia un 50% de personas con apellidos que eran nombres de calles y avenidas, y el otro 50 teniamos, simplemente, apellido inmigrante.

Eso no se correlaciona directamente con el poder adquisitivo (algunas familias tradicionales tienen menos plata que algun industrial de apellido inmigrante). Pero la idea no es tanto el dinero sino la "estirpe"...

Como es un colegio estatal, no se puede "reservar" 100% para un grupo social, por más tradicional que sea.

Esa fue mi impresion. Estudié ahí entre 1985 y 1991.

Un abrazo

Horacio Javier Etchichury
Encargado de barrer las migas,
Radio Tosco

Anónimo dijo...

pero reformulando la pregunta de fritzmayer, hay algún pobre en el colegio?

porque los que no tienen apellidos pueden ser de clase alta o media alta y no ser parte de la aristocracia del apellido de córdoba en general y córdoba capital, no?

El colegio a nivel institucional tiene una idea sobre esto? o sea, los rechaza a través de un duro y parcial examen de igreso o tiene un cupo de tres o cuatro personas de bajos recursos pero con buenas calificaciones en sus colegios primarios, por ejemplo, en zonas marginales.

Seguramente esas escuelas reciben menos presupuesto y sus maestras tiene cierto miedo por ir a esas zonas, y hay más, pero me quedo en la primer pregunta: Hay gente de bajos recursos, de padres que no tienen secundario o primario completo, o, por el contrario, son en casi unanimidad hijos de profesionales o empresarios (pequeños, medios o pulpos)?

Esa es la pregunta. Y la segunda es si el colegio hace algo para tener un cupo, algo, incluir. El mejor secundario (tal vez el mejor de todo el sistema educativo de eeuu) de New York toma a dos (mejores) estudiantes de la peor escuela de Bronx y obvio los beca. En argentina, más en chile, la situación da ganas de vomitar.

Reproducción endogámica de clase social o de sectores.

En fin, Saludos.
L.

juan cruz dijo...

Bien apuntada esa mujer. hay que seguirla más de cerca...
fue profe tuya?
le llegaste a decir que lasmujeres no tienen capacidad para dar clases en en un cole de machitos, ya que lso pueden transformar a todos en super gayssss???????

Anónimo dijo...

De lo mejor que he leído en el blog, y además me encanta el archivo y el seguimiento que hiciste de esa profe.

Norman

Gabriel dijo...

Estimadisimo Horacio,
hace ya un tiempo que leo el blog, muy bueno por cierto. Tambien leo los comentarios, y estando de acuerdo o no con las ideas vertidas nunca hice un comentario...pero el Monse es el Monse y no puedo dejar de opinar.
Creo que el tema sobre el ingreso de mujeres al colegio fue totalmente maltratado. Creo que habia diferentes grupos, con distintos "motivos" para defender u oponerse al ingreso. Pero de lo que estoy absolutamente seguro es de que se dejo pasar una oportunidad importante para tratar el tema sobre las ventajas/desventajas de la educacion mixta y las verdaderas intenciones detras de la obligatoriedad de ese modelo educativo.
Recomiendo el siguiente articulo http://www.alfayomega.es/estatico/anteriores/alfayomega398/espana/espana1.html
de donde rescato este parrafo: "En ocasiones, «la plena igualdad de oportunidades exige una pedagogía diferenciada, que tenga en cuenta el distinto grado de desarrollo y de modos de aprendizaje». Afirma el sociólogo francés (Michel Fize) que el sistema educativo no deja espacio para las diferencias. «Hoy día –según él–, confundimos igualdad con igualitarismo».
Un gran abrazo y saludos para todos.

Gabriel Gomez.

LaLa dijo...

Querido y Admirado Horacio, después de entrar a chusmear curiosamente un link que recibí en mi correo electrónico descubro exquisito blog. Que buena noticia saber que ahora puedo leerte desde la parafernalia de la web 2.O
Y en cuanto a la entrada de las mujeres en el Montse, definitivamente cada vez me doy cuenta de manera mas real que atraso 20 años y "envidio" a las chicas que han podido pasar por sus gloriosos años, lástima ser modelo '73...!!!

Anónimo dijo...

Querido Horatius, felicidades por el post, uno de los que mas me gusto. Mi impresion no puede ni quiere ser imparcial: estudie en un excelente colegio mixto, al que no mandaria los hijos que no tengo si en cambio pudieran ir al Monse (mixto, claro), y fui parte de la agrupacion que propuso el tema en el Superior, lo que nos enajeno para siempre los votos de los hombres de la esquina rosada.
Respondo al amigo Gomez (mucho gusto), que es cierto que la educacion tiende a 'normalizar' en el peor sentido que decia Foucalut, pero dificilmente la lucha por la diversidad deba implicar el sostenimiento estatal de desigualdades inmorales y anacronicas.
Hay un problema cuando los opresores reclaman pluralidad para seguir oprimiendo, 'los animales manifestandose por la vida', como cantaba Heredia.
Y para L., me consta que hubo (y debe haber) gente muy humilde en ese colegio. Con apellidos y sin ellos. Espero que para los 'plebeyos pobres' ahora sea mas facil sobrevivir alli.
Abrazos.

Lucas Gilardone

Redacción / Radio Tosco dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Redacción / Radio Tosco dijo...

Qué bueno ver tantos comentarios. Y de gente tan querida!

Sigo donde dejamos. A la pregunta sobre si hay alumnos pobres, creo que solamente se puede contestar con datos reales, que yo no tengo. Mi impresión durante mis años ahí es que los alumnos de familias pobres eran pocos, pero los había. Todo depende de cómo definamos "pobreza", pero había, y pocos. Hijos de no-profesionales había bastantes, según mis recuerdos. Pero repito: no es un tema para "el callejón de la nostalgia", sino para hablarlo con estadísticas en la mano...

No sé si el Colegio prevé alguna medida inclusiva específica. No sé si otorga becas (aunque creo que sí) . El examen de ingreso es exigente: en general, hay que prepararse para rendirlo; no basta con lo visto en la escuela primaria.
Además, la limitación en el número de plazas hace el resto de la selección.
Hasta donde yo sé, el Colegio ofrece un curso gratuito de preparación para el examen, en sus dependencias, con profesores del Colegio mismo. No lo tomé en su momento, así que no puedo evaluarlo. Es una medida positiva, pero no sé qué capacidad integrativa real tiene.
La idea de asignar bancos a los mejores promedios de las escuelas marginales parece buena, en principio. Sé que en Estados Unidos hubo cuestionamientos judiciales a ese sistema (en Texas, creo). Pero se podría ver. Lo importante sería asegurarse que el Colegio, además de abrir sus puertas para las alumnas mujeres, lo haga para mujeres y varones que viven a kilometros por debajo de la línea de pobreza.

En síntesis, creo que el Colegio está un pasito más adelante que el resto de la UNC en materia de inclusión (porque ofrece cursos gratuitos a los ingresantes), pero uno más atrás (por la idea de un examen de ingreso en sí). Deberían buscarse alternativas que distribuyan con justicia el lugar existente y, de paso, que multipliquen esos lugares.
Qué se les ocurre?

Redacción / Radio Tosco dijo...

Sigo... para mi amigo-amigo Gómez (o, como era tu nombre de guerra en aquellos años felices, "Gómez's Glasses")...
Querido Gabriel, tenés razón en muchos puntos. Las motivaciones de gente a favor y en contra volaban, a veces, muy lejos (y muy por debajo) del acceso de la mujer a la educación pública. Eso quise mostrar, en parte, con la trayectoria, en dos pinceladas, de la impulsora del amparo de 1997.
Y en lo otro, también: en materia educativa, nunca está dicha la última palabra. Quizá sea buena la educación por sexos separados; quizá sea buena en ciertos casos; o para cierta gente; o en ciertas disciplinas.
Sin embargo, yo creo que esa discusión no debe ocupar el primer plano en un marco constitucional como el nuestro. Es decir: hay muchos argumentos para decir que nuestra Constitución impide la educación por sexos separados en una escuela pública.
La libertad de enseñanza, justamente, permite experimentar otras formas, pero ya en el ámbito privado.
Por eso, oponerse al acceso de mujeres al Monserrat, me parece, no debería fundarse en consideraciones pedagógicas, porque la Constitución marca una pauta. Sí se podría, en cambio, demostrar que la admisión de mujeres perjudica a las alumnas. Y eso sí serviría para impugnar, constitucionalmente, el cambio iniciado en 1998.
Pero no se logró hacer eso, en su momento. Simplemente se llegó a decir que la educación por sexos separados no era mala. Y con eso no basta para sobrepasar el mandato constitucional de "eliminar toda forma de discriminación contra la mujer".
Porque entre dos alternativas pedagógicamente buenas, gana la que resulte menos excluyente para la mujer...
Lo estoy haciendo medio largo, disculpá, pero la idea es esa: a veces, hay opciones pedagógicas que no son constitucionales (o lo son unicamente en el ambito privado). Pasa en otros temas: se podria pensar que la educación religiosa es positiva, pero el Estado no se va a meter en eso, por las mismas razones... etcétera.

Acá Radio Tosco se vuelve sentimental, y te mando un abrazo grande, porque el otro día busqué en el diccionario la expresión "Gran Tipo", y salía tu foto... Nos estamos viendo,

Tu amigo, también de apellido inmigrante.

Redacción / Radio Tosco dijo...

Para Juan Cruz, confirmo: fue profesora mía. Por unos meses, haciendo una suplencia en Griego (creo, o Latín). Y era bravísima. Pero tengo la tranquilidad de que mi comentario no está movido por pasiones personales!
Quizá debería haberlo aclarado antes, no...?

Redacción / Radio Tosco dijo...

Y hablando de amigos, está el Norman!! Qué bueno que andés por acá... Gracias por el comentario!

Redacción / Radio Tosco dijo...

Voy cerrando con el profesor Gilardone (a) "Irish Coffee"...
Creo que señalás bien la tensión que se vive a veces para hacer compatible el respeto a las diferencias con la vigencia de ciertos derechos humanos básicos.
Igualmente, yo pienso que el caso del Monserrat era claro. Por supuesto, se pierde una parte de la "individualización" o "diversidad" que la educación necesita, pero la implementación de un sistema público de educación obliga a cierta "normalización". Lo importante es que se haga respetando derechos constitucionales y/o humanos.

Redacción / Radio Tosco dijo...

Uno más y no molesto más. Tuve que suprimir un comentario mío (se publicó dos veces lo mismo).

Y ahora, para LaLa: no se preocupe por atrasar... Son buenos motivos. Y siempre puede compensar: imagínese si cuando se canse de sus ocupaciones habituales (blog incluido) se le da por recalar como Secretaria de Extensión o Rectora del Monserrat? Ahí sí que adelantaríamos...

Martín Juárez dijo...

Querido Horacio!
que fantástico es tu blog!
y más este asunto del Monse...
no me olvido del día que A.Agüero me hizo ver la estupidez de la defensa del "Monse de varones", y lo injusto y anti-igualitario (no se si existe, pero suena re RG) que resulta q el colegio solo fuera para varones. Creo que las fantasías (sexuales) del colegio como burdel y esas pelotudeces existen en la mente de muchos ex monserratenses y en mucha gente perteneciente a una supuesta clase paqueta.
Una cosa más: siempre tuve la impresión de que el Monserrat acogía gente de todas las clases, y que eso fue algo positivo para nuestra formación, más allá de la estúpida retórica descontroladamente facha y """"católica"""de algunos profes (REA, q.e.p.d.). Yo he tenido compañeros muy ricos, y algunos otros de clase media, y otros tantos que no se si estadísticas en mano, pero así de a pié, me parece que pertenecían a eso que dicen q es la clase baja, pero que el Colegio les dio la oportunidad de recibir una excelente formación, gracias a su cuota de $90 al año que fácilmente podías eximirte de pagar y, entre otras cosas, a la biblioteca....
Basta de cháchara, un abrazo fuerte, y saludos también al querido LG,también conocido como "el último radical con ideales, y que además, es inteligente".
Martín Juárez