19.2.08

El Cuartel de Pobres


1. Todo varón de 19 años o más, sin trabajo estable, o que no esté estudiando, será internado en dependencias militares para recibir "capacitación profesional y contención humanitaria" por un plazo de 9 a 12 meses. Se incluye, además, a las personas "con antecedentes o situación de adicciones u otra problemática social".

Así dice el proyecto del diputado nacional kirchnerista Alberto Paredes Urquiza, elegido en La Rioja el año pasado.

Este Campo de Concentración para Pobres recibe el nombre de Sistema de Formación Complementario ("SIFOC"). Quien rehúse cumplirlo, recibirá una pena de 2 a 4 años de prisión, según el proyecto del diputado. El tiempo de internación aumenta si se cometen transgresiones o incluso por "falta[r] el respeto a las autoridades encargadas de la dirección o supervisión del Sistema".

Al egresar, el Estado intentará conseguirles trabajo en empresas, que a cambio recibirán descuentos en sus impuestos a las ganancias y a la riqueza. Además, el Gobierno pagará un porcentaje de los aportes patronales.


2. Aquí está, otra vez, la ilusión de hacer desaparecer en los cuarteles a la población que sobra, o de convertirla en carne productiva para las empresas. Los ciudadanos pagan todo: con su dinero, o con su libertad. Siempre en beneficio de los mismos: los compradores de trabajo barato.

Transmitió Radio Tosco.

4 comentarios:

Celeste dijo...

Esto es increible. realmente sin palabras. es triste que este tipo de información no circule, o que no tenga el necesario analisis por parte de todos.

San Gordelius dijo...

No circula porque pasó en La Rioja... Sin ir más lejos mientras en Córdoba se hablaba del muchacho de 25 años en coma con una bala en la cabeza y un guardiacárcel se animó por vez primera a relatar como lo violaron, en Buenos Aires todos los canales estaban pendientes de cómo ardía un depósito en el Once.

Ese señor Paredes Urquiza era Ministro de Justicia y Derechos Humanos hasta antes del 10 de diciembre. Increíble.

Elias Vida dijo...

Es increíble.
Hace unas semanas veía en la tve española una nota sobre el trabajo en las cárceles (españolas) y las "excelentes posibilidades para las empresas" dado el "enorme potencial que representa este mercado laboral" (de los presos; que además cobran la mitad).
A veces uno teme ser un poquitín paranoico, pero estas cosas me señalan que la maquina de guerra corporativa sobrepasa cualquier posibilidad de cálculo.
Resta preguntarme de que manera he llegado a no poder creer que pasan estas cosas.

marxela dijo...

qué bueno radio tosco!!!!!
Me encantó el paralelismo.
o mejor dicho, ver que hace muuuuucho tiempo que las cosas están iguales.