12.2.08

Dictadura es cultura

((1)) Durante 1979, la Bolsa de Comercio de Córdoba organizó un ciclo de conferencias en su sede.
Disertaron los entonces Comandantes en Jefe del Ejército, Roberto Eduardo Viola, de la Armada, Armando Lambruschini, y de la Fuerza Aérea, Omar Domingo Rubens Graffigna. También soltó su discursito el Ministro del Interior de Videla, Albano Harguindeguy.

Aportaron ideas, de a uno por vez, el ministro de Economía, José Alfredo Martínez de Hoz, y su secretario de Hacienda, Juan Alemann.



Cerró el año don Gordon Summers, un teniente general norteamericano y ex presidente de la Junta Interamericana de Defensa, el comando militar continental de Estados Unidos en la Guerra Fría. Summers venía a criticar la visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

La escena se lee en la desgrabación de las conferencias. El presidente de la Bolsa, José Lucrecio Tagle, presenta con orgullo al orador. Confiesa que “los empresarios argentinos hemos asumido la defensa de la verdad en esta campaña promovida contra la República Argentina”. El militar norteamericano suelta sus primeras palabras: “Muchas gracias señor, muchas gracias a todos, viejos amigos. Estoy aquí para defender el sistema de vida de nuestro mundo”. Impecable.



((2)) En 1979, integraban el Consejo Directivo de la Bolsa:

Corcemar SA, cementera Juan Minetti SA, JB Pezza y Cía, Compañía de Seguros del Interior SA, Roble Hnos., Romero Díaz (constructoras), Banco de Crédito Argentino, Fiat Concord SA, talleres Citam SA, Benito Roggio e Hijos, Roela SA, Transak [sic] SA, Renault Argentina SA, Piattini y Cía SA, Mercado de Valores de Córdoba, Molino Villa del Rosario, molinos Minetti, Bertona y Cía, Parides Parmigiani, Petrini Hnos., Alejandro Blaess, Expreso Maipú, Gerónimo Ottonello y Cía, León Bril, Molino Río de la Plata SA, Bertino y Cía, Ricasfalt SCA, Metzer y Cía, Inti SA.

El actual vocero de Aguas Cordobesas, Gregorio Díaz Lucero, representaba como Vocal Titular a Renault Argentina SA.







((3)) ¿Pueden reparar su apoyo a la dictadura? No se trata de poner a las empresas en la cárcel. Pero pueden y deben, por ejemplo, publicar:


- la información secreta o reservada que hayan recibido de las autoridades militares, y la que las empresas hayan brindado a esas autoridades;

- los informes sobre militancia sindical y política que hayan elaborado durante la dictadura;
- las gestiones internacionales que hayan realizado en defensa de la dictadura militar;
- la lista de personal de inteligencia que hayan autorizado dentro de cada empresa;
- toda operación financiera o bancaria que pueda encubrir el tráfico de bienes robados a los detenidos-desaparecidos;
- la deuda empresaria contraída durante la dictadura militar que haya sido transferida al Estado argentino.

Y también pueden y deben:

- restaurar los derechos laborales por lo menos al nivel vigente antes de 1976, siempre que sea en beneficio de los trabajadores;
- fomentar en sus establecimientos el regreso al nivel de sindicalización previo al golpe, salvo que hoy se halle por encima;
- acordar con el Estado y bajo la supervisión de organismos internacionales de derechos humanos la creación y financiamiento de un programa educativo amplio para prevenir el terrorismo de Estado.

Se me ocurre a mí.
Transmitió Radio Tosco


2 comentarios:

marxela dijo...

saludos desde barcelona!!
radio tosco, siempre tan bueno!!!
(puta, me extralimité de creatividad para el comentario!)

rg dijo...

gran campaña tosco, gran campaña. todo el apoyo