25.12.07

Presos sin defensa


(1) El domingo 16, La Voz del Interior se horrorizó por la existencia de los "correpresos". Estos abogados ofrecen asistencia a familiares de detenidos por infringir el Código de Faltas (ley 8431). Reciben la lista de presos, según La Voz, de personal policial o penitenciario. La Voz denuncia pero no investiga por qué.

En la misma edición, el Colegio de Abogados informa que -por acuerdo con la Fiscalía General de la Provincia- las listas estarán a disposición de todos los abogados. Lo grave, parece, era la falta de difusión.

(2) Nada se dice del problema de fondo. Según el Código de Faltas, sancionado en 1994 por el gobierno de Angeloz, no es obligatoria la asistencia de abogado [art. 15 del Código].

Veamos. 1) La Policía te detiene por "merodeo" [art. 86], por "prostitución molesta" [art. 44], o por "negativa a identificarse" [art. 70] y 2) te lleva, por ejemplo, a la ex cárcel de Encausados. Luego 3) te guardan unas 48 horas mientras "buscan tu planilla de antecedentes", y entonces 4) te sueltan, pero tenés que volver a los 15 días a "notificarte" de la condena. Porque mientras tanto 5) el comisario te juzgó y dictó sentencia [art. 94]. Y ese antecedente te queda por 2 años. Todo eso sin que te asignen un abogado defensor. La Policía te detiene, te juzga y te condena. Te queda la posibilidad de apelar, pero casi nadie lo hace (¿por qué será? ¿no es curioso?)

(3) Radio Tosco hubiera querido que el Colegio de Abogados exigiera otra cosa: modificar inmediatamente el art. 15 del Código de Faltas para obligar al Estado a proveer defensores. Así lo exige la Constitución (art. 18). En cambio, el Colegio sólo pidió compartir la lista entre todos. Y La Voz mostró su poca curiosidad: no quiso saber por qué aparecen los "correpresos".

(4) Radio Tosco, en realidad, pide la derogación completa del Código de Faltas. Habrá que dictar otra norma que respete todos los derechos. Más detalles sobre el Código, aquí.

¡Hasta el martes 01 de enero!

2 comentarios:

rg dijo...

Muy valiosa informacion

San Gordelius dijo...

sinceramente no dejo de sorprenderme. que facil q es perder tus derechos en un estado de derecho.