13.11.07

Filosofeinmann y Cristina

Junio 1989: Miguel Roig, directivo de la multinacional Bunge & Born, se convierte en el ministro de Economía de Carlos Menem (que asume pocos días después, el 8 de julio).

El filósofo peronista José Pablo Feinmann defiende la alianza con Bunge & Born. Escribe en la revista Hum(R) [Nº 245, Junio 1989, págs. 25-27] una nota titulada "Cañones o manteca":

"Durante muchos años el peronismo -o cierto rostro del peronismo- gustó definirse por medio de una frase contundente de John William Cooke. La frase decía "el peronismo es el hecho maldito del país burgués". Los peronistas que se hicieron peronistas bajo el imperio de esta frase visualizaron siempre al peronismo como lo initengrable por la cultura bueguesa, por la cultura dominante.
[...]
Hoy, en medio de este país maldito, el peronismo intenta un proyecto burgués. Hoy, audazmente, desafiando la memoria de Cooke y exigiendo todo nuestro vigor interpretativo, el peronismo aspira a constituirse en el hecho burgués del país maldito. Para lo cual, coherentemente, convoca a un empresario exitoso. A Miguel Roig, que viene de Bunge y Born, a cuyos gerente y director general, Juan y Jorge Born, el peronismo -o cierto rostro del peronismo- secuestró en septiembre de 1974. Los tiempos cambian.
[...]
En uno de sus aspectos, la relación peronismo-Bunge & Born expresa un proyecto de reconciliación que hoy se alienta desde distintos ámbitos de la Argentina. [...] Y si alguien sospecha que entre estos ardides se viene tramando la amnistía para los comandantes, que lo sospeche nomás, que por ahí anda todo esto. Pero sigamos con la relación peronismo-Bunge & Born. Ayer, el peronismo los secuestraba. Hoy, los integra. ¿Le irá mejor?
[...]
La cuestión, aquí, es la siguiente: quién pone el proyecto político. ¿Lo pone el peronismo o lo pone Bunge & Born?
[...]
Conjeturo que hay un acuerdo [entre Menem y Bunge & Born]. Ahora bien, ¿qué significa un acuerdo? Para que haya un acuerdo cada una de las partes debe ceder algo para obtener algo. Menem necesita obtener de Bunge y Born... manteca. Es decir, capitales para respaldar su proyecto de desarrollo del mercado interno y de la pequeña y mediana industria. Por eso [...] Menem recurre a Bunge & Born. Hace falta comida hoy. Por que es hoy cuando está ocurriendo el desborde social.
[...]
¿Qué obtiene Bunge & Born? Obtiene la pacificación (o incluso, si se prefiere, el control social) a un costo relativamente bajo. Insisto: las opciones que se manejan hoy en la Argentina son cañones o manteca.
[...]
En resumen: hoy, en la Argentina, el acuerdo peronismo-Bunge & Born es (en lo inmediato) fructífero, sirve. Hasta tal punto sirve que puede ahorrar sangre en un país demasiado ensangrentado. Y yo pactaría hasta con Satanás si con ello evitara que a un chico de nueve años lo revienten de un Itakazo.

Pero para nosotos (escritores, digamos, críticos), se trata de no confundir lo inmediato con lo mediato.

[...]

Esto que se hace hoy, se hace hoy porque es necesario hacerlo hoy, y que por eso, en consecuencia, es lo inmediato. Pero también significa que no vamos a someternos a lo inmediato. Y que ni siquiera vamos a decir que esto es lo único que se puede hacer, porque siempre se puede hacer otra cosa. Y porque, en fin, lo que nunca vamos a hacer es demostrar que las utopías han muerto y que nuestros sueños ya no tienen sentido, para justificar así los caminos áridos del realismo político."


Y cierra su nota con este párrafo:
"Hoy, el pueblo, [...] tiene hambre y porque tiene hambre roba y porque roba le hacen fuego. Hoy, el hambre y la muerte se entrelazan en la Argentina. Hoy, sin abandonar ninguna de nuestras más trascendentes utopías, tenemos la obligación de alimentar a este pueblo para no condenarlo a robar y para no condenarlo a morir en las calles. Hoy, tenemos que evitar el proyecto de la masacre y apoyar el de la integración. Después veremos."

Y después, por supuesto, vimos. No hubo amnistía, sino indulto. No hubo masacre, sino solamente Víctor Choque, Teresa Rodríguez, desocupación del 18%, privatizaciones, entrega del petróleo, naves al Golfo, "relaciones carnales".


Noviembre 2007: el filósofo peronista José Pablo Feinmann escribe en Página/12 una nota titulada "Presidenta", que cierra así:

"Porque será a ella, a Cristina Fernández, la presidenta argentina, a quien le voy a pedir, a riesgo de importunarla o ponerla, a veces, de malhumor o francamente encolerizada, que trabaje por la posibilidad imposible de un capitalismo nacional o más humanitario, que haga una reforma impositiva para redistribuir el ingreso, que bajen las tasas de los bancos para que los créditos no sumerjan o esclavicen a quienes los toman, que dialogue con la oposición y hasta que colabore para que esa oposición (que es un mamarracho patético) exista porque la democracia la necesita, que mejore la salud, la educación, la vivienda, que no prorrogue (no, por favor) las licencias de los medios de comunicación letrinógenos, que no se dé por contenta con el monocultivo de la soja porque el monocultivo condenó a la Argentina a ser siempre una factoría del imperio de turno, que frene la inflación del único modo posible: frenando la gula del empresariado oligopólico, extranjerizado, que la gente sencilla de este país, a la que sobre todo deberá llegar, la va a entender mejor si dice “mujer” en lugar de “género”, si dice “sociedad” en lugar de “tejido social”, que se oponga al ALCA, que se maneje bien con Evo, con Lula y (con cierta cautela) con Chávez, que sepa, que no olvide ni un solo día de que en este país rico hay hambrientos sin retorno, enfermos que mueren y podrían curarse, chicos sin escuela, chicos sin infancia, chicos perdedores, todo esto, en suma, le voy a pedir a ella, porque ella es ella, tiene su nombre y su apellido, no es “de” nadie y –si algo es– es lo que este país le encargó que sea: su presidenta."


Bárbaro, José Pablo. Ahora pedile. "Después veremos"


Transmitió Radio Tosco.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Horacio:

lo que se advierte es que en la nota sobre Menem hay una defensa de la medida de "Carlo", no veo lo mismo en lo que le plantea a Cristina, no? O al menos no es tan claro, más allá de los palos a la oposición...

Salute,
Norman

Nicolás Virga dijo...

Estimado Horacio:

Me resultó muy interesante leer las contradicciones que publicaste sobre Feinmann. Ahora, de todo esto me surgen un par de cuestiones. En primer lugar ¿Por qué Feinmann? Y digo esto porque es notable como una gran cantidad de "argentinos"(como si tal entidad existiera) votó a Menem no sólo en el 89, sino (y esto es aún más grave) en el 95, cuando ya era evidente la postura entreguista adoptada por él y toda su pandilla.
Creo, y en esto incluyo a JPF, que las contradicciones forman parte fundante de nuestra sociedad. No es una excusa. Es necesario hacerlo consciente y ponerlo en situación de crítica y discusión. Pero la política, entendida en su más amplia concepción, no sólo se nutre de la razón y el pensamiento, y por ende las pasiones se revelan como un componente central y fundante. Esto lleva a que la praxis no sea siempre un camino claro y definido. Están las contradicciones, los conflictos, las idas y vueltas.
Me reconozco lector aficionado de Feinmann, y también me topé con pensamientos encontrados de su letra. Uno de ellos está en la Sangre Derramada cuando habla del asesinato de Cabezas. Allí dice que todo gobierno que permita un acto de esa índole y no lo resuelva, es cómplice de ese crimen. Bien, no dice lo mismo de la desaparición de Jorge Julio López.
Pero me parece que la contribución de José Pablo está en su obra literaria y filosófica. Sus novelas “La astucia de la razón”, “La crítica de las armas”, “La sombra de Haidegger”, entre otras son una fuente de ideas, que creo pueden enriquecer el debate acerca de los pensamientos políticos de nuestros (y me los estoy apropiando) escritores y pensadores.
Por otro lado, también hay que pensarse situadamente. La realidad de 1989 no es la misma que la actual. Ahora bien, resta preguntarse ¿Uno puede cambiar de parecer? ¿Sobre qué puede cambiar? ¿Es el peronismo un concepto sobre el que puede pensarse del mismo modo todo el tiempo? ¿Pueden, los peronistas ser (y habría que preguntarse por el ser del peronismo) en un momento de la historia menemistas y luego kirchneristas, sin dejar de ser peronistas?
¿Cómo pensamos nosotros ahora y cómo lo vamos a hacer en el futuro próximo?

Saludos Cordiales!

P/D: Muy bueno el blog. Lo visito constantemente.

Tuntunta.blogspot.com

Redacción / Radio Tosco dijo...

Gracias por los comentarios. Creo que ambos (Norman y Nicolás) comparten cierta lectura de lo que publiqué.

En dos palabras, quise llamar la atención sobre una manera de entender la política. Se trata del "realismo" en su versión "resignadista".

Creo que no hay contradicción en el Feinmann de 1989 y en el de 2007. Al revés: en ambas notas se ve la misma actitud. Frente a claras señales del presidente/presidenta electo/a, Feinmann parece decir: "Bueno, es lo que hay". Y en un caso, nos dice "después veremos"; en el otro, elige "pedir" (incluso "por favor") a Cristina Fernández la adopción de ciertas medidas que -por ahora- no parecen nada probables.

Mi punto es: en ambos casos, Feinmann elige no ver lo que el peronismo en el poder ofrece, sino que insiste en esperar/pedir otra cosa como fundamento de su apoyo al oficialismo (electo).

Es ése el rol de un intelectual? Bueno, creo que no. Al revés: pienso que debe ver y testimoniar, para que otros puedan discutir ese testimonio, y pensar por su cuenta.

No veo contradicción. Y en cuanto a por qué Feinmann, yo preguntaría, a mi vez: ¿por qué no?
Es un filósofo (aunque debo confesar que no he leído su obra en ese ámbito), un pensador y uno de los mejores defensores del peronismo en el plano del pensamiento. Vale la pena discutirlo.

Y si bien la primera nota es de 1989, no creo que haya perdido actualidad. Incluso Feinmann estaría de acuerdo conmigo. En "Página/12" de hoy domingo 18, analiza (y muy bien) una aberrante nota publicada por Mariano Grondona en 1974.

Gracias por leer, este blog no sería un pomo si ustedes no anduvieran por acá...

Horacio

Juan Cruz dijo...

le reconociste una a joseph! bien horacio ahí!
ya pasado el debate, sólo digo que aprovechen el tiempo -no vaya a ser que les pase lo de Borges y se queden ciegos- y lean Filosofía y Nación, un intento, fallido seguramente, de pensar el país desde acá. Igualmente, la novela sobre Heideger y otras obras son imprescindibles.Como imprescindibles es, perdón patria, el pronismo en este país -al menos en el corto y mediano plazo-.

Nachengüe dijo...

Bueno... ahora que ya sabemos que la realidad es fácilmente manipulable desde una oficina de redacción... ahora que sabemos que de ambos lados del poder burgués hay veletas de todo tipo... ahora que sabemos que siempre nos van a querer extrosionar (con la pluma o con la espada) para que no saquemos los pies del plato... es hora de abrir bien los ojos para dejar de comernos tantos buzones.
POR UNA ALTERNATIVA OBRERA Y SOCIALISTA!!!