14.8.07

Nehemías: un niño en el Estado capitalista


[1] "Un bebé de sólo 6 meses de vida murió ayer presumiblemente a consecuencia de malos tratos y abuso sexual, razón por la cual fueron preventivamente detenidos sus padres y un vecino, según trascendió anoche en fuentes judiciales", publicó La Voz del Interior en su edición del 08 de agosto pasado.
Una sospecha ("presumiblemente"). Pero en el párrafo siguiente el periodista ya no tiene dudas: "Este nuevo caso de violencia familiar quedó al descubierto cuando la criatura fue llevada ayer al Hospital Infantil Municipal de barrio Alta Córdoba, en esta Capital. ". Ya había culpables: la familia.

[2] Los padres quedaron "demorados" (¿o detenidos?) en la ex cárcel de Encausados, por orden del fiscal José Bringas. La razón: una supuesta lesión anal en el cuerpo del bebé, constatada por Policía Judicial.
Pero en su edición del 09 de agosto, La Voz aclara que Nehemías, el niño, "no fue víctima de maltratos ni mucho menos de un abuso sexual y su deceso se produjo al atragantarse con leche materna", citando el informe del fiscal Gustavo Sandoval.
Sandoval explicó: "El menor tiene lesiones en el ano, pero no son compatibles con un abuso sino consecuencias de un mal cuidado producto de una mala limpieza, no ser limpiado con cierta frecuencia, etcétera". Sin embargo, los padres del bebé, y el dueño de la casa donde viven, seguían como "sospechosos no procesados".

[3] En la ex Cárcel de Encausados, Deolinda y Gastón, padres del bebé, "fueron golpeados por presos, guardiacárceles y policías". Así lo informa, con indignación, La Voz el 10 de agosto, bajo el título "Calvario de los padres del bebé", con foto en tapa.
Dice La Voz: "Sin condena firme, con una mera sospecha en su contra, sufrieron los 'códigos de la cárcel'. " Y los de la prensa, podría decirse.

[4] Más bien: sufrieron el inmenso código del Estado capitalista. Deolinda y Gastón, según informa La Voz, viven en barrio Patricios, en una casa de paredes sin pintar y con dos bombillas. Gastón trabaja como albañil. Deolinda es ama de casa.
El fiscal actuante los metió presos (o "demorados"). Al parecer, no se aplicó la presunción de inocencia. Solamente rige para, digamos, Facundo Macarrón.
Una vez insertos en la cárcel del Estado capitalista, sus fuerzas hicieron el resto. Según La Voz, Deolinda relata que "fue arrastrada de los pelos por una guardiacárcel que la llevó hacia una celda solitaria y que la uniformada la insultaba". Gastón dijo que lo golpearon policías y presos. Según la misma nota en La Voz, "uno de los guardias leía en voz alta la nota del diario que informaba que la pareja era sospechada de haber violado y matado al bebé." En realidad, la nota informaba también que se trataba de "un nuevo caso de violencia familiar", sin dudas.

[5] Nehemías nació y vivió su corta vida en un Estado que se niega a asegurar alimentación, salud y vivienda a sus habitantes. Ese mismo Estado viola, sin vergüenza, los Pactos de derechos humanos que puso en su Constitución.
Mientras Nehemías vivió, el Estado no apoyó a sus padres para ayudar en la crianza (como exige el art. 27 de la Convención de los Derechos del Niño).

Cuando Nehemías murió, el Estado sabía qué hacer. Antes que nada, alejar la responsabilidad.
Entre la gente disponible, eligió a las personas más pobres como culpables (sin saber si lo eran o no). Les aplicó el código legal del capitalismo para estos casos: sufrir la violencia en el mismo cuerpo que trabaja todos los días para mantener andando esto. Y luego los liberó, pero siguen siendo sospechosos. Siempre lo fueron. Siempre lo serán. Como millones más.

Ahora llegan el escándalo, la contrición y la promesa de que no volverá a ocurrir. Mañana, el sol saldrá otra vez sobre el capitalismo. De nosotros depende el cambio.
Hasta el martes 21 de agosto.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenísima la reflexión, Horacio, más allá de que escuché algunos datos contradictorios sobre el tema con posterioridad a la exoneración de los padres.

Norman

Redacción / Radio Tosco dijo...

Gracias, Norman, por andar por acá y comentar... No he escuchado más datos sobre la investigación. Pero si aparecen, los agrego.

quelqu'un dijo...

a veces siento estar "curada de espanto" pero leer esto despabila bastante :) gracias! y espero que cuando el sol salga encuentre algo mejor.

Anónimo dijo...

O que al menos caliente para este lado-

marxela dijo...

Muy buenas reflexiones.
Me gusta las relacines que establecés entre las cosas.
también, la historia lo tiene todo: medios de comunicación, sistema penitenciario, sentido común, pobreza, la combinación es explosiva!
Eso sí, la tristeza se me ha quedado en el cuerpo...

objetivar dijo...

Estado Capitalista o Estado manejado por incapaces?
No entiendo porqué los malos funcionarios, jueces, fiscales, médicos, policías, guardiacárceles, etc son patrimonio exclusivo de los estados Capitalistas

Redacción / Radio Tosco dijo...

Los inútiles existen en el capitalismo y fuera de él, claro. Lo "distinto" es sobre quiénes recae la incapacidad de los funcionarios. Siempre la sufren los mismos: aquellos que no son propietarios de medios de producción.
En nuestro Estado capitalista, la golpiza en la cárcel nunca le hubiera pasado a Mauricio Macri, por citar un ejemplo.
Esa es nuestra "diferencia"... y de nosotros depende que cambie.

Osbaldo Potente dijo...

palacio de tribunales, señores jueces, tribunal supremo, jueces, ley, leyes, codigo civil, vuelvan a leer cada palabra y mensurenla despaciosamente.
Que pretenciosos es el sistema de dominación, no son inútiles, al contrario, es un sistema de dominación y punto.
saludos al sr. radio tosco y saludo su intención desde http://rio-tercero.blogspot.com/