21.8.07

Justicia científica

[1] Mientras mucha gente investiga las causas de la delincuencia y nunca llega a nada, un equipo de la Justicia cordobesa (con docentes de la Facultad de Derecho) ya logró una respuesta. ¡Orgullo cordobés!

La idea es (quizá demasiado) simple. Se tomaron los rasgos comunes de 771 condenados en juicios penales. ¡Pero claro! ¿Cómo no se nos ocurrió antes?
Para saber las causas de la delincuencia... solamente hay que ver las características de los delincuentes. ¡Pucha que había sido fácil!

Un resumen del estudio se publicó en La Voz del domingo. Aclaración para nuestros oyentes: no he leído el informe completo; solamente estoy comentando lo que allí se dice.

[2] Por ejemplo, el estudio revela que más de la mitad de los condenados tiene estudios primarios o menos. Por lo tanto, la ausencia de instrucción “constituye un factor determinante como causa criminógena”. [Criminógeno = generador de criminalidad]

¿Vieron qué fácil? Si muchos condenados no tienen estudios, entonces no estudiar es lo que te hace criminal. Elemental, Watson.

Y hay más.El 82% de los condenados no tenía trabajo estable, o hacía changas. Según los científicos judiciales, esto “revela una franca carencia y marginalidad que es posible atribuir tanto a la crisis laboral y social dominante como a una evidente falta de capacitación para el desempeño de oficios mínimamente calificados, todo ello con innegable incidencia en las conductas que motivaron las condenas (factor criminógeno)”. Así que capacitate, loco, si no querés andar por ahí robando.

Brillante. Sigamos el análisis. El 53% de los condenados tienen entre 18 y 25 años, el 95% son varones y el 60% está sin pareja. "Conclusión": si sos un guaso de 23 años sin novia, andá buscando abogado, loco... ¡Tenés como tres "factores criminógenos", pedazo de delincuente!

[3] Es una pena arruinar la alegría científica de la Justicia cordobesa. Es que... el estudio no muestra las "causas de la criminalidad". Solamente señala qué rasgos tienen los alcanzados por condenas penales en Córdoba. Es como un estudio de mercado sobre los "clientes frecuentes" del sistema penal. Y ahí sí: ser desempleado, varón, sin pareja a lo mejor te ayuda a recibir la atención de los fiscales (de la Policía, primero...).

Los científicos judiciales todavía tienen que demostrar una relación causal entre ser soltero y cometer un crimen. O entre no tener educación universitaria de posgrado y robarse un auto.
Para eso, hace falta probar que si alguien tiene trabajo (o pareja) no comete crímenes. O que si uno termina el secundario nunca se afana un supermercado.
Mientras no logre demostrar eso, la justicia cordobesa hace como aquel señor que piensa que la lluvia se produce porque a él le duelen los huesos del pie. O que si uno clava alfileres en un muñequito, a alguien parecido al muñeco le da un infarto.

[5] Porque si nos confiamos en la estadística, ¿qué tal si estudiamos de qué barrio vienen los condenados? ¿O qué religión profesan? ¿y el color de pelo? ¿y la forma del cráneo? ¿y el color de piel?
Yo, sin tener un equipo de investigación, me atrevo a decir que la mayoría de los condenados son morochos. ¿Tener pelo oscuro te convierte en delincuente? Hace como cien años que no se escuchaba una teoría así.

[Posdata] El fiscal Carlos Ferrer dirigió el equipo de investigación. Es una pena que no haya tenido estos avances científicos al formular la acusación contra Eduardo Angeloz por enriquecimiento ilícito. O más bien, mejor no...
Veamos: Angeloz era mayor de 25, con trabajo estable (en el Senado), casado y con título universitario. Tenían razón: ¡era inocente! (aunque fuera por el beneficio de la duda).

Transmitió Radio Tosco.

Hasta el martes 28 de agosto.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenísimo, buenísimo.

Agarraste lo del ISAD? Después contáme... estaría bueno así vamos "copando" instituciones tipo marxismo analítico. Y de paso, nos vemos en la cena de fin de año, jaja.

Saludos
Norman

Anónimo dijo...

Bueno, como soy novato en esto, mandé mi comentario a otra parte (creo que a la primera nota. Simplemente repito, gracias Radio Tosco por acercarnos los últimos avances de la ciencia. Yo estaba muy confundido, creía que los delincuentes, en su mayoría, habían terminado la universidad, y ocupaban un cargo importante (público o privado) para hacer "inversiones" con los dineros públicos. Ah, me olvidaba, seguro que el muestreo que hicieron es totalmente arbitrario porque nuestras cárceles están llenas de represores y de empresarios y funcionarios corruptos. ¡qué injusticia!
Emiliano.

Marcelo dijo...

Siguiendo este razonamiento; la falsedad ideológica, por ejemplo, de quienes aseguran contar con títulos académicos que no existen, ¿atenúa mi criminogeneidad? Digo, si afirmo ser ingeniero textil, ¿contaré con el beneficio de la duda razonable?

H. Javier Etchichury dijo...

Gracias por los comentarios. La pregunta de Marcelo es muy importante, che... Yo estaba por contestarla, pero tengo miedo que se descubra que en realidad soy abogado textil, recibido en Alemania donde obtuve mi Truchenzertifikat.

quelqu'un dijo...

Buena nota!
posiblemente estas mismas personas colaboraron con el falso identikit del v. serial...

saludos Horacio!!

:)