18.6.07

Corrientes, tierra y gringos


La nueva Constitución de Corrientes (se la puede leer acá) incorpora este artículo:


Artículo 61: Corresponde al Gobierno de la Provincia mantener la integridad del territorio provincial.


El Estado Provincial propenderá a establecer incentivos con el fin de mantener la propiedad de los bienes inmuebles ubicados en zonas de seguridad o en áreas protegidas o que constituyan recursos estratégicos, en manos de habitantes argentinos nativos, o del propio Estado Provincial o de los municipios.


Los extranjeros sin residencia permanente, las sociedades conformadas por ciudadanos o capitales foráneos y las sociedades sin autorización para funcionar en el país, no pueden adquirir inmuebles en las zonas determinadas en el párrafo precedente, con excepción de los extranjeros que acrediten residencia legal conforme la ley.


Parece una cláusula ambientalista. En una segunda mirada, se ve como una medida de seguridad fronteriza: los extranjeros no pueden comprar tierras en "zonas de seguridad", "áreas protegidas", o en zonas "que constituyan recursos estratégicos".
¿Se viola el principio de igualdad entre argentinos y extranjeros, fijado en el art. 20 de la Constitución Nacional?


Según algunos, parece que sí. En realidad, se puede limitar el derecho de extranjeros en nombre de la seguridad fronteriza. Quizá cueste un poco, pero la cláusula podría sobrevivir.


La cosa cambia desde el punto de vista ambiental. Parece querer proteger la naturaleza evitando que caiga en manos de extranjeros. Sobrevuela el [muy real] fantasma de Douglas Tompkins, combatido por Luis D'Elía.




La cláusula se queda bastante corta. No importa la nacionalidad.

El problema sigue siendo tomar a la propiedad como una forma de proteger el ambiente.

Thompkins, a través de sus empresas, dice que cuidará tal o cual lugar porque es su dueño. La Constitución de Corrientes ahora se lo prohíbe porque es extranjero, no porque ciertas cosas no pueden ser propiedad privada.

Aquí se ve el corazón del error.

No basta controlar la nacionalidad del que se compra lo que es de todos.

Hay que ir más allá y limitar el derecho de propiedad: ciertas cosas no pueden ser de alguien.


Es la propiedad un derecho humano?


Respuestas incompletas, dubitativas y flojas, el martes 26 de junio. ¡Nos vemos!

No hay comentarios.: